Un frasco de 5g de heroína Bayer vendida en farmacias entre 1889 y 1913. Imagen: Wikimedia Commons

¿Cuáles son las drogas más adictivas? Parece una pregunta simple, pero la respuesta depende de a quién le preguntes. Desde el punto de vista de diferentes investigadores, el potencial de una droga para ser adictiva puede juzgarse en términos de los daños que causa, el valor que tiene en la calle, la medida en que activa el sistema de dopamina del cerebro, el placer que genera según la experiencia de la gente, el grado en que causa síntomas de abstinencia y lo que tardan las persona en engancharse.

Hay otros aspectos para medir el potencial adictivo de una droga, e incluso hay investigadores que sostienen que ninguna droga es adictiva siempre. Así que, dada la variada visión de los investigadores, una forma de clasificar las drogas adictivas es preguntar a los grupos de expertos. En 2007, David Nutt y sus colegas pidieron a expertos en adicción que hicieran exactamente eso, y obtuvieron algunas conclusiones interesantes.

1. La heroína

Los expertos de Nutt et al. clasificaron la heroína como la droga más adictiva. Le dieron una puntuación de 3 sobre una puntuación máxima de 3. La heroína es un opiáceo que hace que el nivel de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro aumente hasta un 200% en experimentaciones con animales. Además de ser posiblemente la droga más adictiva, la heroína también es muy peligrosa: la dosis que puede causar la muerte es solo cinco veces mayor que la dosis necesaria para colocarse.

Advertisement

Advertisement

La heroína también ha sido calificada como la segunda droga más perjudicial en términos del daño que causa tanto a los consumidores como a la sociedad. El mercado mundial de los opiáceos ilegales, incluida la heroína, estaba valorado en 68.000 millones de dólares en 2009.

2. La cocaína

La cocaína interfiere directamente en el uso que hace el cerebro de la dopamina para transmitir mensajes de una neurona a otra. En esencia, la cocaína evita que las neuronas desactiven la señal de la dopamina, lo que resulta en una activación anormal de las vías de recompensa del cerebro. En experimentos con animales, la cocaína provocó que los niveles de dopamina subieran más de tres veces el nivel normal. Se calcula que entre 14 y 20 millones de personas consumen cocaína en todo el mundo, y que en 2009 el mercado de la cocaína valía unos 75.000 millones de dólares.

El crack derivado de la cocaína ha sido clasificado por otros expertos como la tercera droga más perjudicial. Y la cocaína en polvo, que tiene un efecto más suave, como la quinta más perjudicial. Alrededor del 21% de las personas que prueban la cocaína se convierten en dependientes en algún momento de su vida. La cocaína es similar a otros estimulantes adictivos, como la metanfetamina (que se ha ido convirtiendo en un problema más grave a medida que se ha vuelto más accesible) y la anfetamina.

3. La nicotina

La nicotina es el principal ingrediente adictivo del tabaco. Cuando alguien fuma un cigarrillo, la nicotina es absorbida rápidamente por los pulmones y entregada al cerebro. Los paneles de expertos de Nutt et al. clasificaron la nicotina (el tabaco) como la tercera sustancia más adictiva.

Sponsored

Más de dos tercios de los estadounidenses que probaron el tabaco se convirtieron en dependientes durante su vida. En 2002 la OMS estimó que había más de mil millones de fumadores, y se calcula que el tabaco matará a más de 8 millones de personas anualmente antes de 2030. Los animales hacen bien en no fumar, pero las ratas de laboratorio presionan un botón para recibir nicotina directamente en su torrente sanguíneo, lo que hace que los niveles de dopamina en el sistema de recompensa de sus cerebros aumente en un 25-40%.

4. Los barbitúricos

Los barbitúricos son un tipo de fármaco que se utilizaron originalmente para tratar la ansiedad e inducir el sueño. Interfieren con la señalización química del cerebro, cerrando varias de sus regiones. En dosis bajas, los barbitúricos causan euforia, pero en dosis más altas pueden ser letales porque suprimen la respiración. La dependencia de los barbitúricos era común cuando los fármacos estaban fácilmente disponibles por prescripción, pero se ha reducido drásticamente ya que otros fármacos los han ido reemplazado. Esto pone de relieve el papel que desempeña el contexto en la adicción: si una droga adictiva no está ampliamente disponible, puede hacer poco daño. Los paneles expertos de Nutt et al. calificaron los barbitúricos como la cuarta sustancia más adictiva.

5. El alcohol

Aunque sea legal en la mayor parte del mundo, el alcohol fue calificado por los expertos de Nutt et al. con una puntuación de 1,9 sobre un máximo de 3. El alcohol tiene muchos efectos en el cerebro, pero en experimentos de laboratorio con animales aumentó los niveles de dopamina en el sistema de recompensa entre un 40 y un 360%. Cuanto más bebían los animales, más aumentaban los niveles de dopamina.

Advertisement

Advertisement

El 22% de las personas que beben desarrollan dependencia al alcohol en algún momento de su vida. La OMS ha estimado que 2.000 millones de personas consumieron alcohol en 2002 y más de 3 millones de personas murieron en 2012 debido a los daños causados en el cuerpo por el consumo de alcohol. El alcohol ha sido clasificado como la droga más perjudicial por otros expertos.

Eric Bowman es profesor de Psicología y Neurociencia en la Universidad de Saint Andrews, Escocia. Este artículo se publicó originalmente en The Conversation bajo licencia CC BY-ND 4.0.