Louis CK se ha convertido en uno de los monologuistas más reconocidos del mundo gracias a sus apariciones en TV y su hilarante serie Louie. Pero el verdadero secreto de su éxito se basa en cuatro técnicas muy estudiadas para hacer reír al público con las historias que cuenta sobre el escenario.

The Nerdwriter explica estas cuatro técnicas a través de una de las historias de CK sobre sus hijas, el chiste del Monopoly:

Juego al Monopoly con mis hijas, es muy divertido. La que tiene 9 años puede jugar perfectamente al Monopoly. La que tiene 6 años entiende cómo funciona el juego, pero no está emocionalmente desarrollada para asumir su inevitable derrota en cada una de las partidas porque perder al Monopoly es algo oscuro. Es muy duro. No es como perder al Candyland: “ay, te has quedado atascada en la cosita gomosa, cariño. ¡No te ha tocado ganar!” Cuando pierde al Monopoly, tengo que mirar su carita y decirle: “Vale, esto es lo que va a pasar ahora, ¿de acuerdo? Todas tus propiedades, todo lo que tienes, todas tus vías férreas y tus casas, y todo tu dinero... ahora es mío. Tienes que dármelo todo. Dámelo, muy bien. Y no, no puedes seguir jugando porque, verás, aunque me estés dando todo lo que tienes, ni siquiera se acerca a todo lo que me debes. Ni siquiera se acerca, cariño. Has perdido todo lo que tenías, es así de duro. Todo lo que has trabajado para ganar, me lo voy a llevar y lo voy a usar para destrozar a tu hermana. La voy a arruinar. El tablero se va a convertir en una catástrofe.

¿No te ha hecho mucha gracia? Míralo en el vídeo, tal y como lo cuenta CK sobre el escenario durante uno de sus monólogos:

Desternillante.

Gracias al análisis de Nerdwriter y las pistas que dio el propio CK durante el especial Talking Funny de la HBO, las cuatro técnicas quedan al descubierto. Así es como Louis CK hace reír a su público antes, durante y con el remate final de cada uno de sus chistes:

  1. Haciendo que cada palabra y cada pausa cuenten. La historia de CK tiene muchas frases de relleno, palabras repetidas y pausas, pero todas cumplen un propósito crucial: mantener el ritmo y los tiempos adecuados para conseguir el efecto deseado con el remate del chiste, y lograr que la broma suene natural.
  2. Estableciendo una premisa. Si no consigues situar a la audiencia en la premisa de la historia, no se reirán con el chiste. Tu premisa tiene que ser clara para que la gente sepa a dónde quieres llegar.
  3. Utilizando un contrapunto para generar anticipación. No todos los chistes necesitan un contrapunto, pero ayuda a enfatizar la premisa y anticipar el chiste. En el ejemplo de la historia del Monopoly, Louis CK pinta una imagen de lo duro y oscuro que es perder al Monopoly comparándolo con otro conocido juego para niños.
  4. Permaneciendo en sincronía con el público cuando se están riendo. En lugar de pasar a la siguiente parte del chiste, o a la siguiente broma, CK utiliza ese tiempo de carcajadas para enfatizar sobre lo que acaba de decir con frases que tienen el mismo sentimiento y efecto.