Foto: synx508 / Flickr

¿Cuál es tu color favorito? Hay muy poca gente que responda a esta pregunta con el color blanco. Sin embargo, el blanco es el color de automóvil más popular del mundo con bastante diferencia. ¿Qué se oculta detrás de esta curiosa tendencia en el mundo del motor?

El blanco no solo es el color de coche más vendido. Es que lo lleva siendo los últimos seis años en todo el mundo y también por territorios. Su liderazgo es sencillamente aplastante.

Advertisement

El dato proviene de un estudio que cada año publica Axalta Coating Systems, un fabricante de pinturas especializado en el sector de la automoción y que suministra materias primas a muchos de los principales fabricantes. Sus resultados coinciden con los de estudios de otras marcas de pintura como PPG Systems o Dupont. Según el estudio de Axalta de este año, el 37% de los vehículos particulares vendidos en 2016 eran blancos. Le sigue muy de lejos el color negro, con un 18%, y el gris o el plateado, ambos con un 11%.

Por continentes, la tendencia es la misma con solo algunos matices. El blanco prevalece en todos los mercados sondeados. Para encontrar un color que no sea blanco, negro o gris hay que descender hasta el quinto puesto, donde se reparten el puesto el rojo y el azul según los mercados. Tan solo en china se puede encontrar el dorado como tercera elección de color.

Advertisement

Advertisement

¿Por qué tanta gente se compra un coche de un color que no es su favorito? El fenómeno lleva estudiándose décadas, pero no hay una sola razón que lo explique por sí sola. La que más se acerca tiene que ver con el hecho de que un coche es un desembolso importante y se supone que nos debe durar muchos años. Cuando afrontan una compra semejante, las personas no quieren arriesgarse a elegir un color del que se vaya a hartar o que pase de moda. Por eso los colores neutros tienen más éxito.

Si es una cuestión de colores neutros, ¿por qué se vende más el blanco que el negro o que el gris? La respuesta más probable es en que el blanco se percibe como un color más visible en la carretera, y por tanto más seguro. De hecho, muchas compañías de seguros ofrecen pequeñas bonificaciones si el color del coche es blanco y las estadísticas de siniestros les dan la razón.

Finalmente, el color blanco es la opción más barata de muchos fabricantes, mientras que otros tonos suponen un desembolso adicional. No falta quien dice que incluso es mejor desde el punto de vista del consumo energético, porque al repeler la luz se calienta menos bajo el sol y no requiere insistir tanto con el aire acondicionado. Sea como sea, ninguna de estas razones es concluyente. Se trata tan solo de hipótesis. Probablemente la explicación definitiva a esta abundancia del blanco sea una combinación de todas ellas. [vía Chosun]