Según la mitología griega, después de que las ménades mataran a Orfeo, estas arrojaron su lira al río. Zeus pidió a sus águilas que la recogiesen y la colocasen en el cielo como una constelación. Cada año a finales de abril llegan las líridas, una lluvia de meteoros que radia de dicha constelación.