Si vivieras en Nix o en Hydra nunca sabrías si el sol va a salir por el este o por el oeste. De hecho es probable que algunos días ni siquiera llegara a amanecer. Ese es solo un ejemplo de completo caos en el que se mueven las cinco lunas de Plutón, un caos que tiene perplejos a los astrónomos.

Las lunas en el Sistema Solar siguen patrones más o menos predecibles, pero eso no aplica a Plutón. Entre los fascinantes datos del planeta enano que nos ha aportado la sonda New Horizons están las órbitas de sus cinco lunas: Caronte, Estigia, Nix, Cerbero e Hidra.

La mayor de todas ellas es Caronte. De hecho, es tan grande (Plutón solo tiene siete veces más masa) que ambos giran alrededor de un baricentro formando un sistema planetario doble. Con el tiempo, esta característica ha frenado la rotación de ambos cuerpos, por lo que Plutón y Caronte siempre se muestran la misma cara el uno al otro.

Con semejante sistema en el centro, era de esperar que las otras cuatro lunas descubiertas entre 2005 y 2013 gracias al Hubble no siguieran trayectorias muy regulares, pero es mucho más que eso. Mark Showalter, investigador de la misión New Horizons lo explica así:

No podemos describirlo solo como un caos. Es un auténtico pandemonium. Honestamente no hemos visto nada semejante antes, y aún no sabemos qué conclusiones sacar.

Para empezar, ninguna de las demás lunas está anclada a Plutón como Caronte. De hecho giran inusualmente rápido. Hidra, la más lejana, rota sobre si misma tan rápido que, según Showalter, si lo hiciera un poco más deprisa el material de su superficie saldría despedido por la propia fuerza centrífuga. La pequeña luna gira sobre si misma una vez cada 10 horas (89 veces en cada órbita alrededor de Plutón).

Nix, la segunda luna más cercana a Plutón después de Caronte, tiene una inclinación muy acusada de 132 grados. Además, gira sobre sí misma en sentido contrario al que debería.

Advertisement

¿Por qué ocurre todo esto? Si solo fuera una la luna que se comporta de esta manera se podría sospechar de una colisión que ha alterado su rumbo, pero son todas las lunas de Plutón las que giran así. El mayor misterio es la velocidad. Generalmente, la gravedad de los planetas hace decrecer la velocidad de rotación de sus lunas. En el caso de Plutón no ha ocurrido. Aún queda mucho por estudiar antes de entender la peculiar dinámica orbital del pequeño planeta. [NASA vía Space]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)