Imagen: Universidad de Manchester

Ocurrió a comienzos de este año. El personal de la Universidad de Manchester se encontraba limpiando un cuarto donde se almacenaban documentos cuando hallaron un montón de correspondencia. Estaban ante una colección inédita de cartas del famoso matemático, Alan Turing.

En 1949, el matemático se convirtió en subdirector del laboratorio de computación de la Universidad de Manchester. Se cree que los documentos habían estado allí desde hace al menos 30 años.

Advertisement

148 documentos nunca vistos donde se incluye desde una carta de los servicios de inteligencia del Reino Unido, hasta otra donde Turing comenta lo que piensa de Estados Unidos o un borrador para un programa de radio para la BBC sobre IA bajo el título de “¿Las máquinas pueden pensar?”. Según ha explicado Jim Miles, ingeniero de la universidad:

Cuando lo encontré por primera vez pensé, ‘eso no puede ser lo que creo que es’, pero una inspección rápida demostró que sí. Me sorprendió que tal cosa estuviera escondida durante tanto tiempo sin que nadie supiera que existían.

Estatua de Turing. Wikimedia Commons

Desde entonces, un equipo de la universidad se ha dedicado a clasificar los documentos, catalogándonos y almacenándolos para la posteridad. Finalmente, han publicado el contenido en la red para que todo el mundo tenga acceso. Según James Peters, uno de los hombres encargados de clasificar la correspondencia:

Hay muy poco sobre su vida privada, la mayoría son cartas de trabajo, y no hay de miembros de la familia Turing. Sin embargo, las cartas son de gran valor y sumamente interesantes. Vemos como eran sus prácticas de trabajo y vida académica mientras estaba en la universidad de Manchester.

Como apunta Peters, la colección es histórica si tenemos en cuenta que son reflexiones sobre los inicios de la computación. Muchas de las cartas son misivas entre colegas académicos y estudiantes comentando el trabajo de Turing, discutiendo problemas de computación y matemáticas, e incluso pidiendo consejo. También hay numerosas invitaciones para dar conferencias.

Advertisement

Además y como apuntan muchos medios, existe una invitación del físico Donald Mackay, del King’s College de Londres, preguntando a Turing si iría a una conferencia en Estados Unidos en 1953. ¿La respuesta del matemático? “No me gustaría, detesto América”. [ScienceAlert]