El artículo escrito ayer por la actriz, guionista y productora estadounidense Pamela Ribon sobre el libro de la Barbie programadora ha desatado una auténtica tormenta de reacciones en Internet. El tono absurdamente sexista y discrimantorio del libro ha generado no pocas críticas, pero también divertidas reacciones que sacan punta al absurdo prototipo de la rubia tonta estropeando ordenadores y pidiendo ayuda a sus amigos varones.

Poco después de que el post de Ribon trascendiera, una página web titulada Feminist Hacker Barbie ofrecía una herramienta para introducir el texto que queramos en las viñetas de Barbie: Puedo ser ingeniero informático, con resultados hilarantes pero mucho más realistas. La red Tumblr también se ha sumado al jolgorio con variantes del texto que se ciscan en el libro de Barbie de todas las maneras posibles.

Haz mi expreso con extra de café. Algún tarado ha decidido enlazar directamente a ATLAS en vez de al genérico BLAS y LAPACK, y ahora tengo que parchear esta basura para que enlace a Accelerate.framework. No pienso ejecutar pollute/usr/local/lib con toda esta cantidad de estupidas dependencias. Este horrible modelo de librería compartida es la razón por la que Linux no puede tener cosas bonitas.

-Será más rápido si Brian y yo ayudamos.- Ofrece Steven. -¡No! Un solo movimiento - advierte Barbie - y el virus hará que el reactor nuclear se funda. No puedo arriesgarme a otra de tus cagadas, Steve.

Barbie llega a la clase de informática justo antes de que el timbre suene. Tan pronto como la clase comienza, Barbie levanta la mano. -¿Sí, Barbie?- Pregunta la señorita Smith, la profesora. -Si tu ordenador tiene un virus y se estropea, ¿cómo se pueden recuperar todos los archivos perdidos?- pregunta Barbie. -Dejando de sonreírme como si fueras una pequeña zorra.- Replica la señorita Smith.

-Será más rápido si Brian y yo ayudamos.- Ofrece Steven. -¿Por qué?- pregunta Barbie. -Y hazme el favor de dejar de desconectar mi monitor.-

Normalmente me pagan por mi trabajo, pero supongo que en esta ocasión una palmada amistosa será suficiente.

Twitter también se ha sumado a la interminable lista de parodias con sus propias creaciones, muchas de las cuales pueden encontrarse bajo el hashtag #feministhackerbarbie.

Barbie está en primera línea de la ciberguerra como ingeniera de programación.

-Mi PC corre sobre Windows y tiene una vulnerabilidad que me está haciendo sangrar el cerebro.- se queja Steven. -No te preocupes.- Dice Barbie. -Solo arranca desde este CD de Linux e instala Debian.- -¡Por supuesto! exclama Steven. -Además probaré este router VPN que he comprado en Kickstarter sin saber cómo funciona.

Después de clase, Barbie se encuentra con Steven y Brian en la biblioteca. -¡Hola chicos!- dice Barbie. Mientras vosotros bebíais batidos de proteínas en la fraternidad, he tumbado cinco páginas del Ku Klux Klan, y me he hecho con las tarjetas de crédito y claves de Grand Wizard (un conocido neonazi y supremacista de la raza blanca). Vamos a comprar 9.000 consoladores.

¿Archivos musicales? ¡WTF! ¿Tienes más de 30 años o qué, Barbie? Utiliza Youtube o Spotify, como las personas normales.

-Será más rápido si Brian y yo ayudamos.- Ofrece Steven. -¡Genial!- exclama Barbie. -¿Puedes traerme algo de café?.- ¡Claro!- contesta Steven, -el de la cafetería suele ser bastante bueno.-

Ya tengo la coleta. Solo me falta la barba y mudarme a casa de mis padres para poder ser un auténtico ingeniero programador.

Entre las reacciones más jocosas también hay muchos comentarios en la página web de Amazon que tiene el libro a la venta. Hay algunos usuarios que elogian lo bueno que es el libro como combustible para chimenea. Otros agradecen su lectura como apoyo fundamental para terminar la carrera de ingeniero informático. Podéis leer todos (en inglés) en este enlace.

Advertisement

De todas las reacciones al libro de la Barbie Programadora, faltaba una que se echaba de menos: la de la compañía juguetera Mattel que fabrica todo el material relacionado con la popular muñeca. En unas escuetas declaraciones a la revista Time, la directora de marketing de la compañía a nivel global, Lori Pantel, se ha disculpado por el libro y ha explicado que, desde su fecha de publicación (2010) Mattel ha cambiado mucho la línea editorial de los libros basados en el personaje infantil.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)