Las pelotas de golf por más pequeñas que sean pueden rebotar de una forma impresionante. Esto se debe a que el material que las recubre es una resina (surlyn) tan resistente que podríamos decir que es casi indestructible. Y si no lo crees solo necesitas ver este vídeo en el que le pasan a una bola de golf por encima con una aplanadora y sale casi ilesa.

Los responsables de este “experimento” son los chicos del canal de YouTube Crush quienes han querido comprobar la durabilidad del material sintético del que está fabricado el exterior de una bola de golf. Y lo han conseguido: una vez pasaron sobre ella con la aplanadora (o apisonadora), la pelotita salió casi ilesa, con solo una marca sobre su superficie.

Finalmente estos dos apasionados de los experimentos relacionados a aplastar cosas pudieron destruir la pelota de golf, rompiendo su capa exterior y básicamente abriéndola por la mitad. Pero para ello tuvieron que aplastarla nada menos que ocho veces con la aplanadora. [vía Crush (YouTube)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.