Imagen: NASA.

Uno de los tantos problemas relacionados a la colonización de Marte tiene que ver con la comida. Cultivar vegetales es algo básico para poder subsistir en el planeta rojo. Pero ahora un investigador ha cosechado diferentes tipos de vegetales en “suelo marciano”, y comprobó que son comestibles.

El ecologista investigador neerlandés Wieger Wamelink, de la Universidad de Wageningen en Países Bajos, lleva más de tres años experimentando con cultivos en suelo marciano y lunar, con la intención de comprobar si era seguro comerlos. Ahora, en su última cosecha de tomates, guisantes, rábanos y centeno, determinó que los niveles de metales pesados en estos vegetales son seguros para ser consumidos por humanos.

Por supuesto, Wamelink no cuenta con tierra realmente extraída de la Luna y de Marte, pero sí tiene lo más cercano que se puede conseguir en nuestro planeta. La NASA lleva años vendiendo “tierra marciana”, lo que no es más que un tipo de tierra que se encuentra aquí en nuestro planeta pero cuya composición química es casi idéntica a la del planeta rojo. También en el catálogo de la NASA se encuentra a la venta tierra lunar, por si te quieres sentir algún día como Neil Armstrong y caminar sobre ella.

Advertisement

Advertisement

La agencia espacial estadounidense vende este tipo de tierra para que sea usada en el desarrollo de hábitats y rovers o vehículos que serán utilizados en estos planetas, pero Wamelink quiso usarlos para cultivar.

Después de gastarse 500 euros en comprar unos 50 kilogramos de tierra marciana y 50 kilogramos de tierra lunar, realizó su primera cosecha y pudo comprobar que aunque este suelo cuenta con una composición química llena de metales pesados era lo suficientemente fértil como para cosechar verduras y cereales.

Plantas cosechadas en suelo lunar (izquierda), marciano (centro) y terrestre (derecha). Imagen: Wieger Wamelink.

Pero en su más reciente cosecha logró estudiar la composición química de las plantas y verduras, para así comprobar si eran comestibles, y descubrió que cuatro de sus cultivos (tomates, centeno, rábanos y guisantes) contaban con niveles aptos para el consumo humano.

Sponsored

Wamelink publicará su estudio en un informe completo y planea seguir probando con diferentes tipos de verduras y cultivos. Pero esto podría ser considerado un paso más hacia el inevitable momento en el que enviaremos a Marte a un Matt Damon y este tenga que cosechar su propia comida. [Wieger Wamelink / Phys.org vía Motherboard]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.