Ilustración: Angelica Alzona

Acabas de comprar un juego nuevo y ¡ohhh! estás realmente emocionado. Llevas esperándolo años. Lo instalas, lo inicias y.... Algo no funciona bien. La tasa de frames va a lo loco, la señal del ratón no es lo suave que debiera, la intro se cuelga un poco y cada vez que mueves la cámara pega saltos.

Entras en el menú de opciones y pruebas con los ajustes habituales. Desactivas el MSAA, bajas la calidad de las sombras, desactivas los reflejos. Desactivas todas las opciones con nombre raro o la marca Nvidia. Nada de ello sirve. El juego simplemente no funciona bien.

Esto es lo que puedes hacer a continuación.

1. Comprueba lo equivocado que está el sistema de autodetectar la configuración

Así que es uno de esos juegos con una opción para detectar la configuración óptima, ¿eh?. Hummm...

Advertisement

Advertisement

Eras incapaz de lograr una tasa de fotogramas decente con el MSAA activado y la función Auto-Detect lo pone en x8, y las sombras han subido a algo que nunca has oido llamado Nvidia GCSS RealWorldLyfe. La resolución ahora está en 4K escalado a la de tu monitor. Además el juego ha activado un modo llamado remote quad-sampling que desvía la señal del monitor hacia un centro de datos en Guadalajara y luego de vuelta a tu pantalla. El juego ahora corre a 11 FPS. ¡Buen trabajo, Auto-Detect!

2. Visita foros para amargarte viendo que nadie tiene el mismo problema

Todos los juegos nuevos hacen surgir foros de rendimiento en Reddit o NeoGAF. Si tu juego no va bien, visita esos foros y busca con cuidado hasta que encuentres usuarios que aseguren que todo les va estupendo. Son muy fáciles de encontrar porque siempre son una variación de algo así:

No entiendo de qué se queja la gente. Corriendo el juego con la configuración al máximo en una GTX770 a 60 FPS constantes. Ni un salto.

Concéntrate en esas publicaciones. Abraza el odio que asoma en tu corazón. Esa gente no tiene ni idea de lo que habla. Probablemente esté mintiendo. Seguro que son trolls o quizá es que tienen problemas de visión. Sí, seguro que es es eso. Quizá debas compadecerles.

3. Obsesiónate con los benchmarks

Seguro que hay publicaciones que han ejecutado benchmarks para el juego. Busca todos los benchmarks que puedas. Cada uno tiene una colección entera de resultados de FPS en barras verdes como caramelos. En alguna de esas barras está el nombre de tu modelo de tarjeta gráfica, mirándote.

Sponsored

No importa lo cerca que esté tu PC de las especificaciones de una publicación para sus benchmarks. Nunca podrás acercarte a la fluidez con la que lo ejecutan ellos. ¿Ese tipo de Tech Times Pro está sacando 80 FPS a tu gráfica? Ese otro de MegaBitz logra 75 FPS. Tú no consigues pasar de 32. Claramente el problema es tuyo.

Pasa al menos una hora examinando esos benchmarks, preguntándote cuál es el problema. Quizá es que hay algo que no está bien configurado en el sistema. ¡Dios! Hasta es posible que sea uno de esos juegos dependientes de un procesador.

4. Trata de determinar si el juego está ligado a un procesador

A medida que visites foros encontrarás personas discutiendo si el rendimiento del juego está o no asociado a tal o cual procesador. No habías actualizado tu chip en dos años porque asumías que la tarjeta gráfica era mucho más importante. Ahora ya no estás tan seguro.

Advertisement

Advertisement

Algunos individuos incluso aseguran que la CPU es lo más importante en la ecuación de este nuevo juego. Otros lo niegan. Cuando más leas más comenzarás a avergonzarte de tu propio procesador. ¿Será que es hora de cambiarlo?

5. Piensa en cambiar todo tu PC

¿Y si es que tu PC es malo? ¿Fundamentalmente Malo? Tienes una gráfica muy cara y una CPU rápida, pero ¿y si hay algo que hace que ambas funcionen mal de manera más general? ¿Y si hay algo en esa maraña de componentes que hace que el PC no sea capaz de procesar los datos todo lo rápido que debería?

¿Y si arrancas de cuajo la placa base y empiezas de nuevo? ¿Será que el problema es la caja? Igual es mejor comprar nueva caja también y empezar de cero. Quizá sea mejor cambiar de casa y de país. Cambiarte de nombre e instalar Windows de cero con esa nueva identidad.

6. Túmbate mirando al techo pensando en hacer overclocking

¿Y si haces overclock a la gráfica? ¿Y si haces overclock MÁS a la gráfica? ¿Qué tal si haces overclock también a la CPU. Quizá lo mejor sea comprar nueva CPU y nueva gráfica y hacerles overclock al unísono. El nuevo apartamento en el que estás pensando fijo que está mejor ventilado y tiene mejores enchufes. Eso ayudara.

7. No pienses en todo el tiempo que estás perdiendo en esto

Han pasado tres días desde que salió el juego. Llevas ya más de seis horas revisando el PC en busca de posibles fallos. Es crucial que no le prestes atención a esto. No pienses, por ejemplo, en lo que podrías estar haciendo con ese tiempo. Podrías volver a ponerte en contacto con tus amigos, probar a cocinar una nueva receta. Podrías estar jugando a los otros 28 juegos que se ejecutan perfectamente en tu PC o hasta echar una siesta.

Advertisement

No pienses en ello. Hacer funcionar ese juego es tu nuevo objetivo vital. Encontrarás una solución y todo habrá merecido la pena.

8. Considera brevemente comprar la versión de consola

Mientras abres Riva Tuna Statistics Server por quinta vez para intentar ajustar los FPS de repente piensas en comprar la versión de consola. El juego corre a 30 FPS en consolas, pero ¿será una experiencia mejor? Por lo menos no tendrías que ajustar nada...

Advertisement

Piensa en ello hasta que estés a punto de solicitar la devolución en Steam y hacerte con la de consola. Piensa en cuánto tardarías en instalarla y todas las veces que te preguntarás si no te rendiste demasiado rápido mientras juegues en esos 30 FPS. Abandonar la versión de PC sería rendirse. Solo han pasado unos días. ¿Y si sacan un parche que lo arregla? Puedes esperar un poco más.

Abandona la idea de comprar el juego para consola y vuelve al PC con renovada determinación. Vas a hacerlo funcionar o morir en el intento.

9. Intenta relajarte y disfrutar del juego tal y como está

Respira hondo. Llevas meses esperando a jugar esto. Tiene algunos problemas de rendimiento, pero ¿qué importa? Piensa en toda la gente que se lo está pasando en grande con él.

Advertisement

Desactiva el contador de FPS de la esquina de la pantalla. Deja de mover la cámara constantemente en busca de saltos. Quizá cuando pases la primera fase todo mejore y dejes de notar los problemas al cabo de un tiempo. Quizá tu experiencia no se vea mancillada por la idea persistente de que te estás arruinando un juego fantástico por jugarlo en una versión incompleta. Trata de no pensar en todas las sorpresas y momentos épicos arruinados por los molestos problemas técnicos.

¡Mierda...!

10. Ríndete y reza por que llegue un parche

Deja de jugar y comienza a seguir el Twitter del desarrollador para ver qué dicen de posibles parches. Visita todos los días el foro en Reddit para ver si mencionan algo. Busca “Nombre del juego” seguido de “Patch” en Google. No hay nada, pero sigue buscando. En algún momento encontrarás un foro lleno de almas que se quejan de lo mismo que tú y de que cómo es posible que aún no haya un parche. Lee con fruición ese hilo una y otra vez para confortarte.

Advertisement

Advertisement

Algún día podrás jugar a ese maldito juego. Algún día...