Incluso el corte más ligero de papel puede dejarte con una sensación persistente e inconfortable que lo hace parecer mucho peor de lo que es. Estos son los motivos, bastante simples pero igualmente interesantes, sobre por qué son más irritantes que un corte habitual.

Jason G. Goldman en BBC Future indagó con la Doctora Hayley Goldbach, médico residente en la Universidad de California, para entender por qué dichos cortes duelen más que otros. Goldbach aclaró que en realidad se debe a tres motivos muy simples:

Advertisement

  • La mayoría de cortes con el papel ocurren en tus dedos, donde hay más receptores del dolor que en cualquier otra parte de tu cuerpo. Es algo bueno. Goldbach explica qué las puntas de los dedos es lo que usamos para explorar el mundo y realizar tareas delicadas, así que están ahí a modo de defensa.
  • Los filos de una hoja de papel parecen finos y bien cortados pero en realidad microscópicamente son como una sierra con dientes. Cuando te cortas, el papel en realidad desgarra y destroza la piel conforme avanza por ella. Ay.
  • Los cortes con el papel son lo suficientemente profundos como para desgarrar las capas superiores de la piel y alcanzar los receptores del dolor pero no lo suficiente como para causar mucha sangre. Eso implica que esta no llega a la herida inmediatamente para coagular, proteger y comenzar a sanar la herida. Tus nervios continúan expuestos así que siguen mandando señales de dolor al cerebro.

Por estas razones es importante poner una tirita o una venda rápido y proteger el corte de los elementos. En caso contrario tendrás el dedo dolorido durante mucho más tiempos. Si te cortas todo el rato con hojas, un poco de crema de manos puede que te ayude. [via BBC Future]

Sponsored