Esta es la típica pregunta que posiblemente crees saber. También es la típica pregunta que probablemente no sepas. Sabemos lo que es un musical, ¿no? Al igual que sabemos lo que es una ópera, ¿verdad? Bien, ¿cuáles son las diferencias entre ambas? Si te has quedado en blanco, aquí tienes la respuesta.

Probablemente, para aquellos que no son aficionados al mundo del teatro, la palabra “musical” les evoca imágenes azucaradas de Broadway y películas donde las canciones se intercalan con el diálogo de los actores. En cambio, la ópera es vista como un primo del musical, aunque algo más melodramático.

Advertisement

Si me he acercado a la descripción que tenías de ambos géneros, llevas algo de razón, aunque no se acerca a lo estas disciplinas artísticas buscan con las obras. De hecho, una obra como Les Misérables es un musical, pero un espectáculo tan sombrío que provoca más lágrimas que risas. Por su parte, la ópera no es sólo drama, también puede contener baile e incluso conversación.

Opera Lucia di Lammermoor. Wikimedia Commosn

Lo cierto es que la verdadera diferencia entre ambos espectáculos, el detalle distintivo entre un musical y una ópera, está en la importancia de la música. Según explica Tommasini, el crítico musical del New York Times:

En la ópera la música es la fuerza que lo impulso todo; En el teatro musical, las palabras vienen primero. Mientras escuchas una ópera, normalmente no importa en qué idioma se cante, siempre y cuando se conozca la trama básica, pero en el teatro musical, el matiz proviene de las letras.

Como luego explica el crítico, las estrellas de la ópera también cantan en un estilo muy diferente al de los artistas de Broadway, además, la composición musical y la orquestación difieren entre las dos disciplinas. Aún así y según el crítico:

Vivimos en un mundo híbrido muy loco en el que podemos ordenar comida china-india y ver un musical de Broadway de Spiderman en clave de ópera rock. Las líneas entre ambas disciplinas son cada vez más borrosas.

Musical Hamilton. Wikimedia Commons

David Leigh, cantante de ópera en el Metropolitan, prefiere responder a la pregunta a través de las expectativas de la gente:

Una vez me preguntaron cuál era la diferencia entre ver una misma historia en clave musical y como ópera. Creo que se trata de las expectativas de la audiencia. Cuando estás en Broadway, la gente espera un canto mediocre y una buena actuación, cuando estás en una ópera, la gente espera una actuación mediocre y un canto espectacular.

Catherine Rose, cantante de clásico, también vuelve a poner el foco de la calidad musical como principio fundamental para separar ambas disciplinas. Según la artista:

The Black Crook, el primer musical. Wikimedia Commons

Hay algunas óperas que tienen diálogo, y algunos musicales que no. La diferencia radica más en el estilo musical y la calidad vocal en términos generales. Hay una amplia zona gris entre la ópera y el teatro musical, lo que algunas personas llaman “crossover”. En general, los cantantes de ópera tienen un nivel mucho más alto de entrenamiento vocal. Además, generalmente (no siempre) los musicales no tienen las mismas demandas vocales y no requieren el mismo nivel de técnica de sus cantantes. De hecho, los cantantes de los musicales casi siempre usan micrófonos.

Esto no significa que los cantantes/actores que hacen musicales no sean talentosos y no canten maravillosamente, muchos de ellos son fantásticos, y los que tienen carreras largas tienen una buena técnica vocal. Pero las demandas vocales son diferentes, y mientras que una voz entrenada en el clásico es capaz de cantar ópera y cantar musicales, lo mismo no es generalmente cierto a la inversa.

Luego tenemos la opereta, que es un poco un área gris, aunque en su propia categoría. Tiene cierto estilo musical, contiene diálogo, y generalmente es cantado por voces clásicamente entrenadas.

El último dato lo aporta el director Jonathan Warman. Para el hombre, la principal diferencia es simple, ya que las óperas son “generalmente cantadas por completo, mientras que los musicales combinan diálogo hablado con la canción”. Eso sí, Warman advierte, “la influencia de la ópera en el musical jamás debe ser subestimada”. [The New York Times, Quora]

Advertisement