Independientemente de su trabajo en Apple o de qué nos parezcan los dispositivos de la manzana, no se puede negar que Jony Ive es uno de los diseñadores más prestigiosos y mejor valorados del mundo. El máximo responsable de diseño en Apple aprovechó una charla en el Museo del Diseño de Londres para explicar los tres puntos que, según él, deben ser la base de todo diseñador industrial.

Aprender a implicarse

Ive llama a esto: “aprender a que te importe”. El diseñador británico considera imperdonable que un profesional no se implique completamente en el trabajo que realiza.

Lo que hacemos es el testimonio de quiénes somos. Las personas pueden implicarse o no, pero para mi es una cuestión de respeto a los demás. No implicarse en el trabajo me parece ofensivo.

Aprender a centrarse

Ive anima a los jóvenes diseñadores a centrarse al máximo en el producto, no en cómo se venderá después. Para él, esa solo es una consecuencia del trabajo previo.

Haced cada producto lo mejor de lo que seáis capaces. Enfocaos en la forma y los materiales. Lo que no incluimos es tan importante como lo que incluimos. La meta es clara, y no es hacer dinero. El objetivo que hay que perseguir desesperadamente es hacer el mejor producto posible. Si confías en que lo has conseguido, a la gente le gustará, lo comprará, y harás dinero. El dinero es una consecuencia.

Aprender a fallar

El fracaso es una parte importante del proceso para Ive, y hay que aprender a integrar esta parte con naturalidad. Estas son sus palabras.

No tengáis miedo de fallar. Si no fracasamos, es que no nos estamos esforzando lo suficiente. El 80% de las cosas que ideamos en el estudio no son lo bastante buenas. Si después de haberte esforzado al máximo algo no te parece lo bastante bueno, simplemente deja de trabajar en ello y deséchalo.

Ive también criticó a las academias de diseño por centrarse demasiado en el diseño computerizado en lugar de en talleres donde aprender a diseñar objetos físicos.

Muchos de los diseñadores que entrevisto no saben fabricar objetos, y eso es porque las escuelas de diseño invierten más en ordenadores, que son más baratos, que en organizar talleres caros. Que alguien pueda pasar cuatro años de su vida estudiando cómo fabricar objetos y no haya fabricado nunca uno es simplemente trágico.

Jonathan Ive habló de bastantes más temas relacionados con el mundo del diseño. Podéis leer el resto de sus declaraciones en el blog del diseñador británico Joseph Shaffery que asistió a la charla. De momento, el museo del diseño no se ha planteado hacer público el vídeo de la conferencia. [Joseph Shaffery vía 9to5Mac y Dezeen]

Foto: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)