¿Qué pasa si un huracán se encuentra en su camino con miles de generadores eólicos marinos antes de tocar tierra? Un ingeniero de la Universidad de Stanford ha creado una simulación al respecto, y la respuesta es sorprendente. Las turbinas eólicas podrían ser una manera eficaz de disolver huracanes.

Que las turbinas eólicas modifican el propio viento del que se alimentan es algo que ya se sabía, pero Mark Z. Jacobson, de la Universidad de Stanford, tenía curiosidad por saber como reaccionarían estos gigantescos molinos de viento ante la fuerza de un ciclón tropical.

Jacobson, junto a Cristina Archer y Willett Kempton de la Universidad de Delaware, crearon un modelo informático que simula el choque entre una enorme granja de turbinas eólicas, y tres de los huracanes más devastadores que han azotado la costa americana: Sandy, Isaac y Katrina.

Advertisement

El resultado es que los generadores eólicos, literalmente, drenan fuerza al huracán. Una granja masiva formada por unos 78.000 generadores marinos sería capaz de frenar la velocidad del viento entre 80 y 150 kilómetros por hora. También reduce en un porcentaje muy elevado la formación de tormentas en el área.

El sistema no suprime completamente el ciclón, pero lo frena mucho. En el caso, por ejemplo, del Katrina, que asoló Nueva Orleans en 2005, una granja eólica lo bastante grande hubiera bajado la velocidad del viento de los 285 Km/h que alcanzó de máxima, a entre 135 y 205 Km/h.

En cuanto al efecto del huracán en los propios molinos, Jacobson comenta que estas máquinas están preparadas para resistir vientos de hasta 180Km/h, y que su propio efecto de drenaje de energía del huracán hace que se atoprotejan de sus efectos. Aún habría que analizar el impacto que tendría semejante instalación en el clima normal de la zona, pero los resultados preliminares son prometedores incluso sin contar la energía eléctrica que generarían. El estudio acaba de ser publicado en la revista Nature. [Nature]