No es ningún secreto en todo el mundo que la situación económica, política y social en Venezuela es, cuando menos, delicada actualmente. Y la conexión a Internet no se escapa de problemas en el país: es considerada una de las más lentas del mundo, además de estar envuelta en problemas como censura de usuarios, caídas del servicio y persecución.

No podemos distanciarnos mucho de los problemas económicos y políticos de Venezuela si queremos hablar de su conexión a Internet. Estos han repercutido directamente en la calidad de la conexión del país gracias a la mínima inversión que ha recibido el sector de las telecomunicaciones, lo que nos ha atrasado en comparación con cualquier otro país al menos una década.

Advertisement

Para comparar, el venezolano promedio “goza” de una conexión de Internet con una velocidad de 1.5 Mbps de descarga, un número sencillamente ridículo si lo comparamos con la enorme mayoría de países en el mundo. Quien viva fuera de Venezuela no se imagina lo tedioso y complicado que puede ser algo tan sencillo como ver un vídeo cualquiera en YouTube en calidad decente. Esto lo puedo confirmar como venezolano que soy.

En Acceso Libre han publicado su informe anual del estado del Internet en Venezuela y todo lo que ha cambiado (para bien o para mal) durante el 2015. En general, el Internet en Venezuela no está bien, y sus mayores problemas se pueden resumir en dos grandes puntos:

Sponsored

Lentitud e inestabilidad

Como mencioné hace algunas líneas, Venezuela cuenta con una conexión promedio de 1.5 Mbps para la descarga de datos, lo que ubica al país como la segunda nación con la peor conexión en el mundo (junto a Paraguay), solamente por encima de Kenia.

Irónicamente, para el estado venezolano la conexión disponible en el país es de “banda ancha”, dado que consideran así a cualquier conexión superior a los 256 Kbps. No obstante, la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) recientemente cambió el estatus de banda ancha y solo considerarán de este tipo a las conexiones que superen los 25 Mbps.

Imagen: Per Bengtsson / Shutterstock.

En Venezuela solamente el 0,2% de la población supera una velocidad de conexión de 10 Mpbs. Si tomamos en cuenta la declaración de la FCC, técnicamente nadie en el país goza de banda ancha Por otro lado, solo el 2,1% de los venezolanos tienen una conexión superior a los 4 Mbps.

En general, el tiempo promedio que debe esperar un venezolano para que cargue por completo una página web es de 5,6 segundos.

Más allá de la lentitud a la que (lamentablemente) ya nos hemos acostumbrado los venezolanos, existe otro gran problema en el país que es aún más molesto: las caídas del servicio. Todas las empresas que prestan servicio de Internet (ISP) sufren de caídas temporales cada cierto tiempo por cualquier motivo.

Desde ABA y Movilnet de CANTV (empresas del estado que cuenta con la mayor cantidad de usuarios en todo el país) hasta las privadas sufren de cortes e intermitencias de la conexión constantes, y en los peores casos duran días completos. Según el reporte de Acceso Libre en 2015 hubo cortes de hasta 30 horas consecutivas en algunas ciudades del país, y en la mayoría de los casos no hubo explicación oficial acerca de lo que lo ocasionó.

Censura

A los problemas de la lentitud y las caídas de la conexión en el país se le suma la censura y los casos de persecución. La libertad de expresión ha estado en riesgo durante 2015 con la censura de muchos medios internacionales de noticias, cuyo acceso ha sido bloqueado por algunos proveedores de Internet (como la empresa del estado) por orden del ente que regula las telecomunicaciones en el país.

Foto: Ruggiero Scardigno / Shutterstock.

En algunos casos los intentos de bloquear el acceso a páginas que consideran “atentan contra la estabilidad de la Patria” se presentaron consecuencias secundarias, como el bloqueo a todos los servicios de la nube de Amazon, lo que supuso que fuera imposible acceder a la enorme cantidad de páginas web y servicios online que almacena esta empresa.

También existen casos más concretos como la sospechosa caída de la conexión a Internet mediante la empresa estatal (ABA) durante el día de las más recientes elecciones parlamentarias en el país (6 de diciembre de 2015), que para muchos fue un método de censura, aunque técnicamente no existen evidencias al respecto.

Lo bueno

Por otro lado, vale la pena mencionar que según el reporte de Conatel cada vez son más los venezolanos que tienen acceso a Internet en el país. Para el final de 2015 el porcentaje de usuarios conectados a la red de redes en la nación fue del 61,62%, un 1.4% más que el año anterior. Esto se traduce en un incremento de usuarios activos desde los 15.940.838 personas a 16.401.033 personas, incluyendo a quienes acceden a la web desde las redes móviles.

En general, es innegable que Venezuela goza de un acceso a Internet bastante amplio y que la suscripción al servicio es realmente económica en comparación con otros países (aunque por supuesto esto es relativo, dado que hay que tomar en cuenta el nivel adquisitivo y la inflación del país con el que se le quiere comparar).

Pero al final la velocidad y la estabilidad de la conexión en el país es lamentable, y no existe evidencia de que durante el 2016 vaya a mejorar.

Puedes leer el informe detallado en este enlace. [vía Acceso Libre / Conatel]

Foto de portada: GaudiLab / Shutterstock.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)