Una de las grandes ventajas de los Nexus (y ahora los Pixel) es que son los primeros teléfonos en actualizar a las últimas versiones de Android. Pero cuando algunos usuarios instalaron Nougat en su Nexus 5X empezaron a sufrir reinicios constantes que no se solucionaron con un simple reset.

Advertisement

Los afectados exigieron entonces explicaciones a Google, que dijo en los foros de soporte de la compañía que, aunque pareciera a todas luces un problema de software, se trataba en realidad de un fallo de hardware que afectaba a un “número muy pequeño” de Nexus 5X, y que por lo tanto no se podía solucionar con un parche. Con el teléfono aún en garantía, esos usuarios afectados decidieron enviarlo al servicio técnico de LG.

Pero al final LG tampoco va a poder repararlos, por una razón impepinable: ya no se fabrica una de las piezas necesarias para arreglar el teléfono, que suponemos se produjo en un volumen pequeño (tratándose de un Nexus). Como única solución posible para el problema, LG ha empezado a devolver el precio de compra de los terminales afectados.

Advertisement

Este es el correo que el SAT de LG envió a uno de los usuarios afectados:

Lamentamos que haya experimentado un problema con su LGH790 y le agradecemos que nos dé la oportunidad de proporcionar una reparación en garantía. Hemos recibido su dispositivo en nuestras instalaciones de reparación, pero actualmente una pieza para completar la reparación se encuentra agotada y ya no está disponible.

Para solucionar este problema, nos gustaría ofrecerle un reembolso del precio total de su dispositivo. Esta cantidad estará determinada por su recibo de compra. Su reembolso puede tardar aproximadamente 4 semanas en llegar debido a las fiestas.

Es una oferta forzada, pero generosa —si tenemos en cuenta que hay Nexus en garantía con un año de uso. Por suerte para LG, que no está teniendo su mejor año, el problema no está muy extendido. [Reddit vía Tech Times]