LG anunció su G Watch hace unas semanas pero ayer, al fin, lo pudimos probar en la Google I/O. El smartwatch de LG se puede reservar en Google Play por $229/€199. Lo he probado y al fin veo un smartwatch que no aspira a ser un extraño híbrido futurista. Es, por encima de todo, un reloj.

El diseño rectangular del G Watch es un poco excesivo csi lo comparamos con el Samsung Gear Live ($199) o, sobre todo, con el Moto 360. Es bastante plano, por lo que no se asienta a la perfección en tu muñeca, pero a cambio es ligero (63 gramos, algo más, eso sí, que los 59 del Gear Live). Su diseño simple y plano ayuda a que realmente veas el G Watch como lo que debe ser, un reloj, y no un elemento extraño y enorme en tu muñeca. Pese a que es algo más grueso que el Gear Live, 9,95 milímetros el G Watch frente a 8,9 el de Samsung, la verdad es que no se aprecia en absoluto.

La pantalla del G Watch, de 1,65 pulgadas (resolución 280 x 280), es un panel IPS y no Super AMOLED como el Gear Live. En un primer vistazo, se nota una menor profundidad y contraste de colores, especialmente en una pantalla tan pequeña. Pero lo bueno es que su batería (400 mAh, frente a los 300 del Gear Live), según LG, dura 36 horas, frente a las 24 del Gear Live. Eso es importante. Según LG, si ajustas correctamente los ajustes de pantalla a través de la app del G Watch en tu smartphone, puedes llegar a 4 días. Suena demasiado, pero habrá que probarlo a fondo.

Por lo demás, el reloj cuenta con 512 MB de RAM, 4 GB de almacenamiento, correas intercambiables de 22 mm y la misma certificación IP67 que el Gear Live. Es decir, es resistente al agua (3 metros, 30 minutos) y al polvo. De momento solo pudimos probar un rato el G Watch y en una unidad con software de demostración, por lo que habrá que esperar para saber si es realmente un equipo que merece la pena o no. Sobre todo porque la competencia viene fuerte.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)