En la pelea por hacerse con el título de mejor smartphone Android del año hay un nuevo contendiente: el LG G3. El Galaxy S5, el Xperia Z2, el HTC One M8 y, sobre todo, variantes no esperadas como el OnePlus One, aspiran a ocupar ese puesto. En Gizmodo en Español hemos probado a fondo el G3 durante casi dos semanas y el resultado es sólido, una gran mejora sobre el G2. ¿Suficiente como para hacerse con el título de Android del año?

¿Qué es?

Es el LG G3, la actualización del G2 del año pasado con el que LG no acabó de convencer, al menos en el frente de la personalización del software. Para enmendar errores, LG ha simplificado muchísimo el interfaz, con un diseño plano y elegante que recuerda al Android puro. El hardware tampoco tiene nada que ver con su antecesor: el G3 ahora es más potente por dentro (el primero con pantalla Quad HD, o resolución de 2.560 x 1.440 píxeles) y más elegante por fuera. Y sí, es de plástico, pero LG ha sabido disfrazarlo muy bien.

¿Por qué es importante?

El G3 es la oportunidad definitiva de LG para demostrar que puede competir de verdad con un smartphone diferenciado y de calidad. Frente al músculo de Samsung, el exquisito diseño del HTC One M8, el precio imbatible de la gama Nexus o el OnePlus One, y la competencia de Sony y Microsoft/Nokia, LG aspira a situarse en mitad de toda esa batalla con un terminal tope en especificaciones, atractivo y competitivo en precio.

Diseño

El esfuerzo de LG por dar un salto importante en diseño respecto al G2 es admirable. El G3 es un smartphone que, pese a no impresionar a primera vista, sí desprende una sensación de calidad ausente en algunos de sus rivales. La pantalla apenas tiene marcos laterales, los bordes redondeados hacen que se adapte a la palma de la mano a la perfección, y los botones físicos traseros (encendido/apagado y volumen) son bastante más elegantes y estilizados que en el G2.

Lo más inteligente, sin duda, es el truco al que ha recurrido LG para conseguir lo mejor de ambos mundos: peso ligero de un terminal de plástico pero diseño premium como si fuera de metal. La carcasa trasera tiene un acabado que imita al metal pulido y, la verdad, está conseguido. El efecto funciona en el color dorado, también en el negro/gris metalizado (el modelo que hemos probado), pero no tanto en el blanco.

Advertisement

En el frente del diseño, el G3 es, para entendernos, una especie de HTC One M8 por detrás, un Galaxy S5 por delante y un Nexus 5 en formato general. El resultado final es un terminal atractivo y sólido, aunque tampoco destaca de forma espectacular. A ello en parte contribuye su tamaño, algo excesivo para los que prefieran terminales entre las 4,5 y 5,2 pulgadas.

De izquierda a derecha: el Sony Xperia Z2, Samsung Galaxy S5, LG G3, HTC One M8 y Huawei Ascend P7.

Usándolo

Hay tres grandes pilares sobre los que LG ha apostado para diferenciar el G3 del resto: su pantalla Quad HD, una cámara ultrarápida con enfoque por láser y el interfaz de software renovado. Los tres frentes son grandes mejoras sobre el G2, es cierto, pero su desempeño en el G3 tampoco es revolucionario como para situarlo por encima de la competencia.

Advertisement

En el frente de la pantalla, LG ha sido el primero de todos los grandes fabricantes en atreverse con un panel IPS LCD Quad HD, es decir, resolución 2.560 x 1.440 píxeles, o 534 píxeles por pulgada (ppp - el Galaxy S5 tiene 432 ppp, el Xperia Z2 424 ppp y el HTC One M8 440 ppp). La diferencia se nota sobre todo a la hora de ver vídeos o fotos (ayuda el mayor tamaño de pantalla) y también (aunque menos) en juegos. Es muy difícil (por no decir imposible) notar esa diferencia en uso diario de aplicaciones o navegación.

La pantalla del G3 cumple en el frente del brillo y usabilidad en casi todas las situaciones, sobre todo a plena luz del sol. Lo hace mejor que el Xperia Z2 pero no se ve tan nítido en exteriores como el Galaxy S5 o el One M8. Tampoco los colores tienen toda la intensidad y contraste de un panel Super AMOLED, pero son lo suficientemente buenos como para disfrutar de fotos, vídeos y navegación online en todo su potencial.

Software

Más allá de la pantalla o la cámara (de la que hablamos debajo) la personalización de Android en el G3 es sin duda la novedad más relevante. Y lo es porque trata de desaparecer casi por completo. Es simple en funciones y plana y elegante en diseño. En definitiva, lo más parecido ahora mismo al stock Android de Google.

El software está lleno de nuevos detalles, la mayoría útiles, algunos no tanto. Te gustará especialmente la posibilidad de despertar o apagar el teléfono solo con un doble toque en la pantalla, o la opción de utilizar, en vez de PIN o gestos para desbloquear el terminal, toques de pantalla configurables sobre un cuadrante, lo que LG llama Knock Code. Es práctico de verdad.

Otras nuevas funciones útiles son LG Heatlh, la app de la coreana para medir tu actividad física y, de paso, intentar convencerte de usar su pulsera de fitness Lifeband Touch, o el nuevo reloj LG G Watch con Android Wear. La app mide tus pasos, calorías quemadas, distancia recorrida... te geolocaliza toda tu actividad física sobre un mapa y lo presenta con un interfaz limpio e intuitivo. Bien. Lo malo es que, para variar, ofrece mediciones bastante diferentes respecto a otros medidores dedicados. En nuestro caso comparamos con la Fitbit Flex y la app de LG daba valores bastante por encima de los de la Flex, que es bastante precisa.

Cámara

Sobre el papel, la cámara era el otro punto fuerte del G3, entre otras cosas por su rapidez. Cuenta con un sensor láser dedicado (ubicado justo a la izquierda del objetivo en la parte trasera del móvil) que permite enfocar en milisegundos y hacer fotos al instante. ¿Cumple con su promesa? Sí. Es uno de los móviles más rápidos enfocando y tomando la foto. ¿Notas la diferencia respecto al Galaxy S5, el HTC One M8 o el Xperia Z2? La verdad, no. El Z2 de Sony es, de los cuatro, el que tarda ligeramente más, pero hablamos de milisegundos, es prácticamente imperceptible. Está bien que LG haya recurrido a sensor láser, pero no es de momento algo realmente diferenciador.

Advertisement

¿Qué hay de la calidad de fotos? El sensor de la cámara principal del G3 es de 13 megapíxeles (f2.0, 1/3 de pulgada) y el resultado de las imágenes es de alta calidad para un smartphone aunque, de nuevo, no diferencial ni por encima de la competencia. Debajo puedes ver algunos ejemplos comparativos.

Escena diurna con sol

Los dos mejores en esta escena son el Sony Xperia Z2 y el Lumia 1020 que, pese a ser un teléfono del año pasado, sigue siendo el mejor en fotografía. Ambos logran un mejor rango dinámico, exposición y equilibrio de colores.

LG G3

Samsung Galaxy S5

Sony Xperia Z2

HTC One M8

Nokia Lumia 1020

Escena diurna, primer plano y contraste de colores

El Galaxy S5 y el Nokia Lumia 1020 consiguen el mejor balance de todos los colores, especialmente de los del fondo de la imagen.

LG G3

Samsung Galaxy S5

Sony Xperia Z2

HTC One M8

Nokia Lumia 1020

Escena diurna, nublado

Todos consiguen buenos resultados, aunque los que presentan mayor fidelidad de color y contraste son el Galaxy S5, el Xperia Z2 y el Lumia 1020.

LG G3

Samsung Galaxy S5

Sony Xperia Z2

HTC One M8

Nokia Lumia 1020

Escena nocturna

Aquí es donde más se notan las carencias de la cámara del LG G3 y del resto. El Xperia Z2 y el Lumia 1020 consiguen los mejores resultados.

LG G3

Samsung Galaxy S5

Sony Xperia Z2

HTC One M8

Nokia Lumia 1020

Escena nocturna

En esta toma falla la nitidez en todos, a excepción del Lumia 1020, pero este tampoco logra el equilibrio correcto de colores, algo que sí consiguen mejor el Galaxy S5 o el Xperia Z2.

LG G3

Samsung Galaxy S5

Sony Xperia Z2

HTC One M8

Nokia Lumia 1020

Rendimiento y batería

El G3 cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2,5 GHz y 2 GB de RAM. Tras más de una semana usándolo, el rendimiento es uno de los puntos fuertes: plena potencia en navegación, vídeos, juegos y uso diario. Algunos benchmark de rendimiento sitúan al G3 ligeramente por debajo del Galaxy S5 o el HTC One M8 y a la par que el Xperia Z2, pero a la hora de la verdad no notarás diferencia significativa entre ninguno en este frente.

La batería era un punto en el que pensábamos que LG había cometido un grave error: mantener la misma capacidad de batería, de 3.000 mAh, que el G2. Con el resto de especificaciones un peldaño por encima, nos temíamos tener que conectar el G3 a mitad del día. No ha sido así.

Advertisement

LG ha hecho un gran trabajo en el frente de optimización de software y hardware (el Snapdragon 801 ayuda en términos de eficiencia). Hemos obtenido siempre un día completo en uso medianamente intensivo (navegación, mensajería intensiva, redes sociales, llamadas, vídeos, juegos ocasionales) y hasta día y medio en uso bajo-moderado (básicamente navegación y apps de mensajería). Hay que tener en cuenta también que la batería de 3.000 mAh es aún más potente que la del HTC One M8 (2.600) y la del Galaxy S5 (2.800), cuando los tres tienen el mismo procesador Snapdragon 801.

Nos gusta

  • Diseño: es un gran equilibrio entre el puro plástico del Galaxy S5 y el aluminio premium del HTC One M8. Sus formas redondeadas lo hacen muy cómodo de manejar.
  • Pantalla: se ve excelentemente bien. Si eres de los que ves vídeos, series y películas en el móvil, agradecerás esta pantalla Quad HD.
  • Software: la mejora más destacada respecto al G2. Esta es la personalización de Android que LG debería haber utilizado desde el principio: simple, elegante y funcional.

No nos gusta

  • Tamaño: el diseño del G3 es bueno, pero el tamaño tal vez no esté en el punto justo para atraer a la gran mayoría de usuarios. Con 5 o 5,2 pulgadas habría sido perfecto.
  • Botones traseros: cuestión de gustos, pero después de años acostumbrados a los botones de encendido/apagado y volumen en la parte superior y/o lateral, tenerlos en la parte trasera sigue siendo incómodo. Te acostumbras pero, por querer diferenciarse, LG nos obliga a unas cuantas semanas de incomodidad.
  • Sonido: con un único altavoz frontal, el sonido del G3 es muy, muy mejorable. Y es una pena. Habría sido el complemento perfecto a una gran pantalla.
  • No es resistente al agua ni al polvo: la competencia ya se ha puesto al día en este frente, LG debería hacer lo mismo.

¿Me lo compro?

La respuesta aquí dependerá realmente del precio. El G3 es un excelente teléfono, a la altura del Galaxy S5, el HTC One M8 o el Xperia Z2. Pero no los supera de forma global. Cada uno tiene su punto fuerte. Si quieres un móvil sobresaliente en diseño, el HTC One M8 es una gran opción. Para un móvil resistente y práctico, el Galaxy S5 es perfecto. El Xperia Z2 y el G3 presentan un buen equilibrio entre diseño y potencia, pero el G3 lleva ventaja en el precio.

Advertisement

El G3 ya se puede encontrar online desde 509 euros libre o 660 dólares. LG está lanzando además buenas ofertas en algunos grandes almacenes, como el smartphone junto al nuevo reloj LG G Watch con Android Wear, todo por por 599 euros. Con Movistar el G3 libre y el G Watch salen durante julio por 499 euros (sin IVA). Si estás buscando un Android completo y atractivo, el G3 ofrece ahora mismo una de las mejores relaciones calidad-precio para un móvil de alta gama.

Especificaciones

  • Sistema operativo: Android 4.4.2 KitKat.
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 801, cuatro núcleos, a 2,5GHz.
  • Pantalla: 5,5 pulgadas, resolución 2.560 x 1.440 píxeles (Quad HD, 534 ppp).
  • RAM: 2 GB, el modelo de 16 GB (el de 32 GB viene con 3 GB de RAM).
  • Almacenamiento: 16 / 32 GB (ampliable con microSD hasta 128 GB).
  • Cámara: principal con 13 MP y enfoque por láser/ frontal de 2 MP.
  • Batería: 3000 mAh.
  • Tamaño: 146,3 x 74,6 x 8,9 milímetros.
  • Peso: 149 gramos.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)