Hacía tiempo que LG no entraba en serio en el mercado tablet. Su retorno se llama LG G Pad 8.3, y es un tablet Android que apunta directamente al corazón del iPad Mini. El G Pad no está exento de munición, especialmente en el apartado de diseño. Queda por saber si esas salvas estarán reforzadas por un precio competitivo o no.

Lo primero que llama la atención del GPad 8.3 es su cuidado diseño. LG abandona el plástico para dotar al tablet de una carcasa de aluminio ligera y elegante. Sus dimensiones también ayudan: 216,8 x 126,5 x 8,3 milímetros y pantalla de 8,3 pulgadas. Las cifras no son casuales. LG asegura haber estado estudiando largo tiempo las medidas promedio de las manos del mercado coreano. Los resultados de ese estudio apuntan a que esas son las medidas máximas para que un tablet resulte comfortable de sujetar con una mano.El G Pad 8.3 lo es. Pesa poco y es realmente cómodo de sujetar.

La pantalla también arroja una resolución satisfactoria, con 1920 x 1200 píxeles sobre panel IPS y muy buenos ángulos de visualización. El interior esconde un procesador Qualcomm Snapdragon 600 a 1,7GHz con hasta 64GB de almacenamiento,y un batería de 4.600 mAh.

Advertisement

Aún tenemos que realizar muchas pruebas antes de dar un veredicto final, pero el LG G Pad nos ha sorprendido muy gratamente. Al diseño fino y elegante hay que sumar una versión de Android que apenas ha sido tocada por LG, lo que también agiliza mucho la interfaz. El G Pad 8,3 sale a la venta en Corea del Sur la tercera semana de septiembre. Habrá que esperar hasta entonces para conocer un factor clave de este tablet: su precio. Si LG consigue posicionarlo en la línea de los Nexus 7 la coreana podría hacerse con una buena porción del siempre reñido mercado tablet.