Los fabricantes de tecnología tienen un sueño: dar con una nueva categoría de producto que reviente de éxito como los smartphones. Primero apostaron por las tabletas, pero la promesa se desinfla. Ahora toca intentar lo siguiente: el smartwatch. Samsung, Motorola, LG, Sony y casi todos los fabricantes se han lanzado a probar suerte con modelos más o menos acertados. El Moto 360 entusiasmó por su diseño circular, pero LG tiene también su propia alternativa: el G Watch R (R, de round). Lo hemos probado durante un par de semanas. ¿Merece la pena?

¿Qué es?

Se trata del nuevo smartwatch de LG con Android Wear. Una especie de híbrido que por fuera parece un reloj de toda la vida, pero por dentro ofrece todas las ventajas teóricas de un smartwatch: notificaciones, caras personalizadas, sensor cardíaco, medidor de actividad... Está ya a la venta por 279 euros o 299 dólares y es el nuevo intento por convencernos de que necesitamos un smartwatch. ¿Lo necesitamos? Depende.

Diseño

El LG G Watch R, al igual que el del Moto 360, define muy bien la situación actual de los smartwatch: diseño cada vez más acertado, pero con muchos puntos de mejora en todo lo demás, especialmente en funciones y utilidad del producto en sí mismo.

Advertisement

¿Relojes que, sí o sí, necesitas conectar siempre al móvil para sacarles partido? ¿Relojes cuya batería llega con suerte al final del día? ¿Relojes que no acaban de convencer a deportistas, que prefieren aparatos dedicados más precisos, ni a usuarios normales y corrientes, que los ven todavía como un producto innecesario pensado para early adopters?

Sin un problema claro que resolver, sin un grupo de usuarios objetivo concreto y definido, el éxito de los smartwatches se antoja complicado como producto masivo. Por supuesto, siempre tendrán un hueco entre early adopters, pero los fabricantes quieren más. Necesitan más. Quieren una categoría que arrase. Eso, desgraciadamente, no lo va a conseguir la hornada actual de smartwatches, incluido el G Watch R. Y no será por culpa del diseño.

Advertisement

El diseño es justo lo más sobresaliente (aunque no espectacular) del LG G Watch R. No es mucho más grande ni grueso que un reloj tradicional, aunque la forma del bisel y los enganches con la correa sí lo hacen más aparatoso. La pantalla de 1,3 pulgadas es ligeramente más pequeña que la del Moto 360 (de 1,5 pulgadas) por un sencillo motivo: buena parte de los componentes internos del G Watch R aprovechan ese espacio.

Mientras que Motorola ha optado por fabricar un reloj más grueso (11 mm) y utilizar la parte inferior de la pantalla para ubicar parte de la circuitería y un sensor de luz, LG ha preferido prescindir de sensor de luz (mal) y adelgazar el G Watch R (9,7 mm) a cambio de hacer los marcos más gruesos. ¿Acertado? Creo que no. Son estilos diferentes, pero el G Watch R pierde en atractivo y sensación premium.

La intención de crear un reloj digital que no lo parezca es buena, pero al final se queda en tierra de nadie, sin personalidad. El cuerpo metálico es sólido y robusto (y resistente al agua: certificación IP67 - te puedes duchar con él sin problema), pero los marcos tan anchos, el excesivo número de componentes encajados (pantalla, bisel, caja intermedia y cubierta trasera de plástico) y un acabado mejorable en cómo encajan todas esas partes (especialmente la caja con la cubierta trasera), son puntos bastante mejorables. También las líneas rectas y agresivas de su forma y diseño.

Advertisement

La correa del G Watch R de piel es intercambiable de 22 milímetros. Es cómoda (aunque algo rígida comparada con la correa del Moto 360) y el reloj en general también es cómodo de llevar. El peso de 62 gramos (bastante superior a los 49 del Moto 360 o el resto de modelos de la competencia) no es molesto en absoluto. Cuenta con una corona que solo sirve para encender y apagar el reloj (tal vez un oportunidad desperdiciada para darle más funcionalidad). Y el cargador es una pequeña base magnética que se acopla a la base del reloj. Bastante cómodo.

El LG G Watch R junto al primer smartwatch de LG, el G Watch (derecha).

En definitiva, el resultado global en diseño es notable. Después del Moto 360, el G Watch R es probablemente el smartwatch con mejor acabado hasta ahora. Aún así, le falta más personalidad y menos compromisos. Dejar de intentar crear un híbrido en tierra de nadie para crear una nueva categoría completamente diferente, innovadora, con personalidad y diseño propio.

Usándolo

Usar el G Watch R es muy parecido en el frente del software a utilizar el Moto 360, el Sony Smartwatch 3 o el Samsung Gear Live. Cuenta prácticamente con las mismas funciones y aplicaciones que el resto, lo cual hace complicado diferenciar la experiencia. Es sin duda un frente en el que los fabricantes tendrán que aplicarse, y Google ayudarles con una actualización de arriba a abajo de Android Wear y un menor control de la plataforma.

El uso de las aplicaciones de Google (Gmail, Maps, Calendario...) a través del reloj y con un smartphone Android (en nuestras pruebas, el LG G 3), mediante el sistema de tarjetas de información de Google Now es bastante sencillo e intuitivo. Tampoco hay mucho más. El ecosistema de apps de momento es muy reducido, y eso no ayuda. Aún así, el G Watch R es perfecto para comprobar constantemente tus notificaciones de email o Twitter, para responder rápidamente por voz a algún mensaje o WhatsApp (aunque tendrán que ser 3-4 palabras cortas), para medir tu pasos y ritmo cardíaco, tener tu agenda en la muñeca, o llegar a una dirección con navegación paso a paso de Google Maps.

Luego te puedes descargar desde apps que te recuerdan dónde has dejado el coche (mediante el GPS del móvil - el G Watch R no tiene GPS) a programas de productividad para anotar por voz. Bien, pero la mayoría al final resultan incómodas para ejecutar desde el reloj. Acabarás sacando el móvil para casi todo. Es también una pena que LG no haya ido un poco más allá en la personalización del sofware, como la función del Moto 360 que te permite saber tu estado de forma en función de los pasos que recorres cada día. Cosas así son las que añaden diferenciación, pero no aparecen en el G Watch R.

Advertisement

Donde sí hay una diferencia muy importante a favor del G Watch R en comparación con el Moto 360 es en el rendimiento. Se nota. Mucho.

Motorola cometió el error de optar por el procesador OMAP 3 de Texas Instruments (lanzado hace unos 4 años - sí, cuatro), en lugar del Qualcomm APQ8026 SoC que llevan el Samsung Gear Live o el LG G Watch inicial, o el Snapdragon 400 a 1,2 GHz del G Watch R. Mientras en el Moto 360 la gran mayoría de acciones se ejecutan siempre con un mínimo retardo que acaba siendo desesperante, la fluidez de uso en el G Watch R es casi perfecta. Se nota sobre todo en el lector de ritmo cardíaco, tarda apenas 5-8 segundos, cuando en el Moto 360 la mayoría de veces se quedaba eternamente pensando. La única excepción es el reconocimiento de voz, impreciso y lento, aunque eso es más un problema del software que de rendimiento de hardware.

LG también ha superado ampliamente a Motorola en el frente de la autonomía. Su batería de 410 mAh (frente a los 320 mAh del Moto 360) hace que llegues sin problema al final del día con una carga completa, en uso intermedio-intensivo y sin pantalla siempre activa. Utilizándo de forma muy intensiva (notificaciones constantes, uso de mapas y comandos de voz) y con el modo de pantalla siempre activa, no aguantó más de 12 horas, lo cual no está nada mal comparado con la competencia.

Nos gusta

  • Diseño: el diseño circular del G Watch R es un acierto. No gustará a todo el mundo, pero es bastante más atractivo que los cuerpos rectangulares y aparatosos de la mayoría de relojes de la competencia.
  • Rendimiento: aunque hay aspectos a pulir (como el reconocimiento de voz), es uno de los relojes más rápidos y fluidos en rendimiento que hemos probado, muy por encima del Moto 360.
  • Robustez: el cuerpo metálico hace que el reloj sea resistente a golpes y ofrezca una sensación de robustez que se agradece. También la certificación IP67 que lo hace resistente al polvo y al agua (sumergible hasta 1 metro de durante 30 minutos).

No nos gusta

  • Diseño: no, no nos hemos equivocado, aparece también en el apartado anterior. El diseño nos gusta, es atractivo, pero no es suficiente. La idea de crear un reloj a mitad de camino entre uno tradicional y otro digital hace que al final el G Watch R pierda personalidad, no entusiasme ni a unos ni a otros. Menos compromisos y más originalidad.
  • Aplicaciones y software: Google necesita mejorar y actualizar Android Wear y permitir más control a los fabricantes sobre la plataforma. Por su parte, LG debería también empujar su equipo de desarrollo de software pare crear diferenciación en este frente. Ahora mismo todos los relojes Android Wear son aburridamente iguales en el frente del software y las apps.

¿Me lo compro?

Me temo que la recomendación es muy similar a la que dimos en su momento con el Moto 360. ¿Tienes especial interés en probar esta primera hornada de smartwaches? ¿No puedes vivir sin ver al segundo las notificaciones? ¿Lo necesitas para tu trabajo (por ejemplo, para ver con discrección las notificaciones sin estar sacando el móvil del bolsillo constantemente)? Entonces sí.

Advertisement

¿Cuál escoger? Entre todos los smartwatch, el Moto 360 y el LG G Watch R son los más atractivos, aunque en diseño gana el primero. Sin embargo, la autonomía y el rendimiento es bastante superior en el G Watch R. Merece la pena pagar los 30 euros / 51 dólares extra que vale.

Si no has respondido "sí" a alguna de las preguntas anteriores, está claro. Los smartwatches, de momento, no son para ti. Tranquilo, no eres el único.

Especificaciones

  • Sistema operativo: Android Wear (compatible con móviles Android 4.3 o superior)
  • Pantalla: 1,3 pulgadas, 320 x 320 (245 ppp), P-OLED
  • Procesador: Snapdragon 400 a 1.2 GHz
  • Memoria: 512MB RAM
  • Almacenamiento: 4 GB
  • Conectividad: Bluetooth 4.0
  • Sensores: podómetro, sensor cardíaco, barómetro
  • Resistencia al agua/polvo: certificación IP67
  • Tamaño: 46,4 x 53,6 x 11,1 mm
  • Peso: 62g
  • Batería: 410mAh
  • Precio: 279 € / 300$

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)