Se llama LiFi, o comunicación mediante luz visible, y transmite datos mediante pulsos ultra-rápidos de luz que son recibidos por un router óptico. Se considera una tecnología que podría ser una alternativa a la WiFi. Ahora, investigadores europeos han batido el récord de velocidad de transmisión de datos con LiFi: 10 Gbit/s. No está mal.

La velocidad se queda corta comparado con la WiFi más rápida del mundo (100 Gbps), pero abre la posibilidad al desarrollo de esta tecnología, que en principio es más segura y eficiente que la transmisión por WiFi. Investigadores de varias universidades en Reino Unido (Edimburgo, St Andrews, Strathclyde, Oxford y Cambridge) han utilizado bombillas microLED para transmitir datos a 3,5 Gbit/s a través de cada uno de los colores primarios: rojo, verde y azul. Es decir, transmisiones a 10 Gbit/s o más son posibles con este sistema.

Según explica la BBC, las bombillas LED, desarrolladas en la Universidad de Strathclyde (Escocia), permiten que los haces de luz se puedan transmitir en paralelo. Cada uno transporta un flujo de datos independiente de forma que es posible producir millones de cambios por segundo en la intensidad de la luz.

Advertisement

Este experimento ha batido al que han realizado recientemente en China, con transmisión de datos de 150 Mbps. Lo bueno de la tecnología LiFi es que es imperceptible al ojo humano, no tiene consecuencias sobre la salud y, comparada con la WiFi, es energéticamente más eficiente. También es más segura de cara a la privacidad, ya que no atraviesa paredes. Una red LiFi quedaría limitada exclusivamente al ámbito de nuestro hogar.

Lo malo: de momento es una tecnología experimental y hay inconvenientes importantes, como que los objetos en el camino de la luz interrumpen la conexión. Aún así, si se logra desarrollar de forma estable y barata, podría cambiar para siempre la forma en la que nos conectamos. [vía BBC]

Foto: evv / Shutterstock