Tan importante como lo que Google ha anunciado hoy es lo que no ha anunciado. El evento anual de desarrolladores ha tenido ausencias importantes y, aunque la propia compañía ya dijo que este no iba a ser un día de grandes presentaciones de producto, algunas si son especialmente llamativas. ¿Qué ha pasado con todo esto, Google?

Android 4.3

Probablemente la falta de una versión 4.3 de Android sea la mayor decepción que se han llevado muchos en este Google I/O 2013. No se puede decir que no haya habido cambios en Android ni muchos menos, pero la ausencia de un nuevo número siempre hace perder un poco la magia. Una vez más, los rumores se equivocaron. No sería del todo descabellado pensar que Google esté esperando a iOS 7 para sacar una nueva versión.

Un nuevo Nexus

Ni Nexus 5, ni Nexus 7 segunda parte, ni Nexus 10+1. Los que esperaban un nuevo terminal de la legendaria saga de Google se han quedado a medias. La compañía, en cambio, ha presentado un estupendo Samsung Galaxy S4 con Android puro al que sólo le falta llevar el nombre Nexus en su carcasa. Lástima que sea tan caro.

Nexus Q

El reproductor multimedia de Google en forma de bola y conocido como Nexus Q es también uno de sus mayores fracasos a nivel de hardware. En octubre de 2012, la compañía echó disimuladamente la persiana tras recibir críticas de los betatesters y nunca más se supo.

Google TV

Otro fiasco a nivel de hardware que no ha sido resucitado en este evento. Google acaba de actualizar su sistema de Smart TV a Android 4.2.2 y ha mejorado los niveles de seguridad de la plataforma. Pese a todo, es llamativa la ausencia de Google TV en la conferencia principal. Aunque no tiene por qué quedar en el tintero ni mucho menos, está claro que el televisor no es una prioridad para Google ahora mismo.

Google Glass

¿Cómo? Sí, no nos hemos equivocado. Google Glass ha tenido su lugar en la presentación, pero llama la atención el hecho de que Larry Page haya mencionado tanto a Sergey Brin a la hora de hablar de las famosas gafas. Casi se diría que no quería tener nada que ver con ello.

El invento de Sergey, como ha insistido en calificarlo Larry, parece estar enfrentando demasiados problemas como para que Google quiera a toda su comunidad de desarrollo ocupada con las dichosas gafas y descuidando otros ámbitos. Las conferencias de desarrollo en torno a Google Glass no faltan pero, de nuevo, hay otras prioridades.