Imagen: Joe Belanger / Shutterstock

Es una creencia tan popular que tiene nombre propio: la regla de los cinco segundos. Ya sabes, la idea de que si se te cae algo de comer al suelo tienes cinco segundos para recogerlo antes de que se llene de bacterias. Entre tú y yo, ¿quién no lo ha hecho alguna vez? Bueno, ahora la ciencia dice que lo dejes ahí.

Advertisement

Siempre hay alguien que se escandaliza cuando levantas el caramelo y te lo llevas a la boca. En la ciencia pasaba lo mismo. El único estudio sobre el tema que se había publicado hasta ahora comprobaba, con bacterias de salmonela, que la contaminación puede ocurrir en el mismo instante en que la comida toca el suelo (aunque el proceso se incrementa por diez un minuto después de la exposición). No contentos con el resultado, un equipo de investigadores británicos aseguró lo contrario en 2014. Sus pruebas de laboratorio sugerían que cinco segundos no era tiempo suficiente para la transmisión de las bacterias, y por lo tanto era seguro ingerir lo que fuera. Pero esa investigación no venía acompañada de un artículo científico, como la anterior.

Llegamos a 2016 y seguíamos intentando salir de dudas. Pues bien, un nuevo estudio publicado en Applied and Environmental Microbiology por investigadores de la Universidad de Rutgers (en Nueva Jersey) confirman nuestras peores sospechas: no existe un periodo de gracia que nos permita recuperar ese aperitivo con higiene asegurada. Nuestra intuición no fallaba del todo —es cierto que el número de bacterias incrementa en función del tiempo que pasa la comida en el suelo—, pero la contaminación empieza con el contacto inicial.

Advertisement

Las investigaciones determinaron además que la clase de alimento de superficie también influye. La alfombra es, curiosamente, la superficie más segura en la que se nos puede caer el snack (por encima del acero inoxidable, la cerámica y la madera), debido a su textura rugosa que minimiza el contacto con el suelo. En cuanto a la comida: cuanta más humedad contenga, más bacterias recogerá con la caída. [Universidad de Rutgers]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.