Científicos del Instituto Karolinska, en Suecia, acaban de dar un paso importante que afectará a no pocos campos de la neurología. Han logrado crear una neurona artificial completamente funcional mediante bioelectrónica. El dispositivo no integra ninguna parte viva, pero es capaz de comunicarse con las neuronas biológicas en su mismo “idioma”.

Las neuronas se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos que se transforman en señales químicas llamadas neurotransmisores. Estas señales provocan impulsos eléctricos en otra neurona y la señal nerviosa continúa su camino. El dispositivo creado por el grupo de Karolinska imita este funcionamiento. Sus sensores detectan las sustancias químicas que sirven de neurotransmisores y las convierten en impulsos eléctricos que a su vez se transforman en neurotransmisores mediante pequeñas válvulas que bombean iones.

Advertisement

El dispositivo es pequeño, pero no tanto como para reemplazar una neurora en un organismo. El próximo paso de los investigadores es intentar miniauturizar al máximo esta neurona artificial. Si lo logran, podrían servir para restablecer conexiones dañadas que son causa de severos trastornos nerviosos o incapacidades. También podrían reemplazar los actuales electrodos como medio de estimulación cerebral en el tratamiento de enfermedades nerviosas.

Los creadores del dispositivo, sin embargo, van un poco más lejos y sueñan con un futuro de conexiones nerviosas inalámbricas. Agneta Richer-Dahlfors, del Instituto Karolinska, lo explica así:

En el futuro, creemos que el dispositivo podría formar parte de un sistema de comunicación inalámbrico. Instalado dentro del organismo, el biosensor podría liberar neurotransmisores a distancia. Tanto mediante el uso de sensores autorregulados, como mediante mandos a control remoto, el dispositivo abre nuevas y excitantes posibilidades al tratamiento de desórdenes neurológicos.

[Science Direct vía Hacked]

Foto: vitstudio / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)