Atentos a las imágenes porque son históricas. En ellas podemos ver a un vertebrado de la familia Liparidae, aunque con una “ligera” diferencia. Se trata de la grabación más profunda realizada a un pez. Se encontraba en la fosa de las Marianas a nada menos que 8.178 metros de profundidad.

Con ello se ha conseguido un nuevo récord rompiendo el anterior en 26 metros (8.152 metros). La profundidad fue determinada por el sensor de conductividad, temperatura y presión (CTD) instalado en un módulo de aterrizaje. En esencia, un equipo de investigación llevado a cabo por la agencia científica japonesa JAMSTEC y Japan Broadcasting Corporation.

El equipo utilizado. JAMSTEC

La pieza fue captada por las cámaras de vídeo 4K que llevaba el módulo (instaladas a 7,498 y 8,178 metros) en la fosa de las Marianas. Cuentan los investigadores que los primeros organismos que aparecieron fueron anfípodos. A 7.498 metros, una especie de pez baboso apareció por primera vez 3 horas y 37 minutos después de que el módulo se colocó en el fondo marino.

Advertisement

Finalmente, a 8.178 metros, las cámaras capturaron el Liparidae en el video. Apareció 17 horas y 37 minutos después de la colocación del módulo. De acuerdo a su forma, este pez parece ser la misma especie observada a 7.498 metros. El anfibio fue visto nuevamente después de su primera aparición, aunque en este caso la población no aumentó.

Un hallazgo histórico y de gran calado científico, ya que los organismos marinos profundos y sus ecosistemas son de gran interés. El equipo ha explicado que continuará el trabajo tratando de recolectar muestras para posteriores análisis. ¿El fin? Comprender mejor la densidad de población de los organismos y la cadena alimentaria a profundidades de agua por debajo de 8.000 metros. [Jamstec]