Es una de esas imágenes en las que no sabes muy bien si lo que estás viendo es enorme o muy pequeño. Casi parece algún tipo de precipitación sobre la atmósfera de un planeta pero no. Son moléculas moviéndose dentro de una célula viva, un fascinante y hermoso espectáculo que han logrado captar mediante un nuevo microscopio.

El equipo está funcionando en el laboratorio de biología marina del Instituto Oceanográfico Woods Hole, en Massachusetts, y utiliza una técnica conocida como polarización fluorescente instantánea que permite iluminar brevemente las moléculas para determinar su posición y orientación. En esencia, lo que hacen es marcar las moléculas que quieren estudiar con una fluorescencia y después seguir su movimiento mediante un microscopio que detecta la luz polarizada.

Foto: Shalin Mehta y Tomomi Tani)

La técnica es susceptible de aplicarse incluso sobre células vivas sin dañarlas. En este vídeo de ejemplo se puede ver como las moléculas forman filamentos de actina dentro de una célula de piel humana.

La nueva técnica tiene un potencial increíble para la biología y la medicina, ya que permite estudiar de una forma completamente nueva el comportamiento de las células a nivel molecular. Gracias a este microscopio se podrá estudiar, por ejemplo, como se mueven los músculos a nivel molecular, o entender mejor los procesos que llevan a que una célula se vuelva cancerosa. [vía Proceedings of the National Academy of Sciences]

Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard