Hace poco veíamos como solo un poco de ADN podía servir para reconstruir un retrato robot de nuestra cara. Ahora, científicos de la Universidad de Yale han logrado hacer algo parecido, pero mediante las ondas cerebrales. El autor del estudio en la revista Neuroimage, un profesor de psicología, ciencias cognitivas y neurobiología llamado Marvin Chu, no duda en calificarlo como una técnica para "leer la mente".

El experimento ha comenzado registrando la actividad cerebral de seis voluntarios mientras se les enseñaba 300 retratos de desconocidos. Para ello han utilizado un tipo de resonancia especial, llamada resonancia magnética funcional, que mide la actividad del cerebro. La razón de haber elegido caras en vez de otros objetos es porque el cerebro humano es especialmente sensible y está especialmente educado para reconocer rostros.

Los resultados de las resonancias y las imágenes a las que corresponden se han guardado en una base de datos. A continuación, se ha mostrado a los voluntarios un nuevo set de caras. Los resultados de las resonancias magnéticas se han comparado (sin la imagen) con los datos almacenados en la base. El resultado ha sido una reconstrucción bastante fidedigna de las nuevas caras que estaban viendo.

Advertisement

Según Chun y su equipo, la técnica puede mejorarse simplemente ampliando la base de datos de resonancias magnéticas asociadas a determinadas caras. El equipo espera que la técnica pueda ser de utilidad para investigar enfermedades como el autismo. Bajo estas líneas tenéis un vídeo con las primeras pruebas de este proyecto, que datan de 2011. [Yale News]