El Departamento de Transporte de la ciudad de Londres acaba de denegar a Uber la renovación de la licencia necesaria para que sus vehículos operen en la capital inglesa. La compañía tiene 21 días para presentar una apelación, tiempo durante el cual podrá seguir operando de manera provisional.

Desde Transport for London (TfL) han explicado que la razón por la que han decidido no renovar la licencia de operador privado a Uber es su falta de responsabilidad como compañía. “El enfoque de Uber y su conducta ha demostrado una falta de responsabilidad corporativa que supone un riesgo potencial para la seguridad pública y tiene implicaciones de seguridad.” comentan desde TfL. Entre las faltas cometidas por Uber está la negativa a reportar delitos o la manera en la que obtiene los certificados médicos de sus conductores.

Oficialmente, la licencia expira este 30 de septiembre, pero la compañía disfrutará de un periodo de gracia de 21 días en los que se le permite apelar la decisión, cosa que seguramente hará. Se avecina una dura batalla legal para la polémica empresa de transporte. (TfL vía BBC)