Algunos dirían que todo lo “paranormal” es un engaño. (No es un pensamiento muy divertido, eso sí). Pero hasta el mayor fanático de los fenómenos sin explicación tiene que admitir que muchos son sencillamente un fraude. Como estos diez casos famosos.

1. Terror en Amityville

El padre de los engaños paranormales, el bestseller de Jay Anson de 1977, se convirtió en una exitosa película y convenció al mundo de que la casa con los ojos en forma de tarta del 112 de Ocean Avenue estaba encantada por espíritus de nativos americanos vengativos y/o brujas que atraían a las moscas (además de un cerdo fantasmagórico de ojos rojos y brillantes). Eso es lo que dijeron los propietarios de la vivienda, George y Kathy Lutz, que se mudaron a la casa en 1975, meses después de que Ronald “Butch” DeFeo Jr. matara allí a seis miembros de su familia.

A pesar de las múltiples investigaciones paranormales (las más famosas, de Ed y Lorraine Warren) con resultados diversos, acabó descubriéndose que ciertos “hechos” del caso eran falsos (sorpresa: esa “habitación roja” del sótano no era realmente un portal al infierno), y la familia que se mudó a la casa después de que los Lutz huyeran no reportó ninguna actividad fantasmal. De hecho, nadie que haya vivido allí desde entonces lo ha hecho. En diciembre de 2012, la casa volvió a salir al mercado y el vendedor se cuidó de aclarar que ningún demonio estaba incluido en el precio de venta: “Pasamos momentos maravillosos en esa casa. Nunca sentí nada, nada en absoluto. Me alegro de que viéramos el potencial de la casa y decidiéramos comprarla”.

2. Uri Geller

El cofundador del Comité de Investigación Escéptica, James Randi (alias “The Amazing Randi”), no es muy fan del más famoso doblador psíquico del mundo, a juzgar por su libro de 1982 La verdad sobre Uri Geller. El libro le costó unas cuantas demandas judiciales, pero Randi (que ahora tiene 88 años y todavía está dispuesto a pagar un millón de dólares a “cualquier persona que demuestre cualquier capacidad psíquica, sobrenatural, o paranormal bajo una observación satisfactoria”) perseveró. Geller, por su parte, fue el tema de un reciente documental que investigó su supuesta doble vida como un “espía psíquico” para la CIA.

3. Las hadas de Cottingley

A continuación verás la primera foto de la serie “fotos de hadas” tomada por las primas Frances Griffith y Elsie Wright con la cámara del padre de Elsie, fuera de su casa en Cottingley, West Yorkshire. El Museo de Engaños cuenta la historia:

Advertisement

Los expertos fotográficos examinaron las fotografías y las declararon auténticas. Los espiritualistas las promovieron como prueba de la existencia de criaturas sobrenaturales y, a pesar de la crítica de los escépticos, las imágenes se convirtieron en las fotos más reconocidas del mundo. No fue hasta décadas más tarde, a finales de 1970, cuando las fotos fueron definitivamente desacreditadas.

[En 1919,] la madre de Elsie asistió a una conferencia sobre espiritualismo y mostró las fotografías al orador, preguntándole si podría ser verdad. El orador llevó las fotos a Edward Gardner, un líder del movimiento teosófico, quien a su vez le pidió a un fotógrafo, Harold Snelling, que las examinara. Snelling declaró que las fotos eran “fotografías auténticas de una única exposición, hechas al aire libre, que mostraban movimiento en todas las figuras de hadas, y sin rastro de trabajo de estudio con tarjetas o modelos de papel, fondos oscuros, figuras pintadas, etc.”

Una vez que recibieron este sello de aprobación, las imágenes de las hadas comenzaron a circular por toda la comunidad espiritista británica, y pronto llegaron a la atención de Sir Arthur Conan Doyle, un creyente apasionado del espiritismo, que se aferró a las imágenes, convencido de que eran pruebas concluyentes de la existencia de hadas sobrenaturales.

¿Adivinas quién tuvo el honor de desacreditar las fotos en 1978, tras darse cuenta de que las hadas se parecían mucho a los dibujos de un libro infantil que era popular en su época? Nuestro amigo James Randi.

Imagen: Hoaxes.org

4. Ghostwatch

En 1992, años antes de que las películas de grabaciones encontradas se pusieran de moda, las audiencias de la televisión británica se quedaron aterrorizadas con este “documental” de Halloween sobre un grupo de periodistas de la BBC que investigaban una casa embrujada. Ghostwatch provocó reacciones que no se veían desde la emisión de War of the Worlds... y, al igual que War, era completamente falso.

5. Las brujas de Salem

Los juicios, por supuesto, fueron completamente reales, y resultaron en 20 ejecuciones. Pero, ¿había brujas de verdad involucradas? El Museo Salem Witch explica:

Una fuerte creencia en el diablo, facciones entre los fanáticos de Salem Village y la rivalidad con la cercana ciudad de Salem, una reciente epidemia pequeña de viruela y la amenaza de un ataque de tribus en guerra crearon un terreno fértil para el miedo y la sospecha. Las prisiones se llenaron con más de 150 hombres y mujeres de las ciudades que rodeaban Salem. Sus nombres habían sido “clamados” por jóvenes atormentadas como la causa de su dolor.

¿Por qué estaban atormentadas esas muchachas? Nadie lo sabe, pero está bastante claro que no era por brujería:

Advertisement

Advertisement

Es una pregunta compleja. Hay muchas teorías para explicar los “ataques” de las muchachas que acusaron a tantas practicantes de brujería. Entre las teorías: histeria adolescente y fiebre de San Antonio. Sin embargo, no hay una respuesta definitiva.

6. La “autopsia extraterrestre”

El artista de efectos especiales que estuvo detrás de esta supuesta autopsia a un cadáver extraterrestre encontrado en Roswell en 1947 acabó confesando su autoría. Pero en serio, ¿alguien llegó a creérselo?

7. Círculos en los cultivos

Aunque los círculos de las cosechas todavía están de moda, perdieron un poco de misterio en 1991 cuando “dos hombres joviales” admitieron que eran los creadores (humanos) de algunas de las formaciones más prominentes.

Así fue como el New York Times les rompió el corazón a los amantes de los aliens:

Sponsored

El misterio de los círculos gigantes y las extrañas formas geométricas que han estado apareciendo en los últimos veranos en campos de trigo a lo largo del sur de Inglaterra ha quedado explicado, hasta cierto punto.

Los periódicos de Londres han publicado hoy las afirmaciones de dos hombres locales que dijeron haber estado husmeando por el campo en la oscuridad, pisoteando los patrones con tablas de madera como parte de una broma.

Para probar sus afirmaciones, los hombres, ayudados por un tabloide de Londres, engañaron a un experto autoproclamado en los fenómenos de los círculos de los cultivos que declaró que el patrón encontrado durante el fin de semana en un campo de trigo de Kent era genuino, de una forma que ningún humano habría podido crear.

Entonces, para vergüenza del experto, los dos hombres —descritos por el periódico como “hombres joviales de 60 años”— se descubrieron alegremente como los artistas.

8. La foto del monstruo del lago Ness

La foto más famosa del monstruo del lago Ness fue desacreditada en 1993, sesenta años después de que fuera tomada. El “monstruo marino” era en realidad “un poco de plástico y un juguete submarino de hojalata” elaborado por Christian Spurling. A los 93 años, Spurling admitió que había fabricado el Faux Nessie a instancias de su padrastro, Marmaduke Wetherell, que lo falsificó por venganza:

Advertisement

Advertisement

En 1933, el Daily Mail había contratado a Wetherell para encontrar al monstruo del lago Ness. Poco después de llegar al lago, Wetherell encontró algunas extrañas huellas de una criatura de cuatro dedos en el barro cercano al agua. Wetherell estimó que lo que había dejado esas huellas debía tener seis metros de longitud. Se tomaron moldes y se enviaron al Museo de Historia Natural de Londres. Pero, mientras el mundo esperaba el análisis del Museo, cientos de cazadores de monstruos y turistas se presentaron en el lago. Lamentablemente, después de unas semanas, el Museo anunció que las huellas no eran las de un monstruo desconocido, sino las de un hipopótamo. Al parecer Wetherell había sido engañado. El pie usado para hacer la impresión era probablemente parte del soporte de un paraguas o un cenicero. El Daily Mail se enfadó con Wetherell, lo ridiculizó y lo humilló.

9. El Bigfoot de Patterson

No podemos hablar de Nessie sin incluir la imagen más imperecedera del Bigfoot: el fotograma 352 de la icónica película de 1967 rodada por Roger Patterson y Robert Gimlin. Ninguno de los dos admitió haber falsificado la película (Patterson murió en 1972), y a pesar de muchos análisis, nunca ha sido definitivamente refutada. Está incluido aquí en esta lista de engaños porque... a ver, si el Bigfoot es real, ¿dónde está ahora?

10. Las hermanas Fox

Las “estrellas del rock” del espiritismo que triunfaron en los Estados Unidos y Europa en 1850, Leah, Maggie y Kate Fox, afirmaron ser médiums que conversaban con los muertos a través de golpes en su tabla de sesiones espiristas. Su fama fue alta, pero de corta duración. En 1888, Maggie, que había caído en tiempos trágicamente difíciles, admitió públicamente que habían estado fingiendo todo el tiempo sobre sus poderes.