A algunos agentes de bolsa en Estados Unidos no les basta con una conexión normal a Internet, y quieren realizar sus transacciones a la velocidad de la luz, literalmente. La última moda entre los broker de Wall Street son los sistemas de comunicaciones militares basados en láser.

Primero fue la fibra óptica. Después los enlaces de microondas, y ahora muchas compañías de bolsa que juegan en la liga de las operaciones rápidas se están pasando a las estaciones láser, una tecnología que garantiza un retraso de casi cero en las comunicaciones.

Advertisement

La carrera por eliminar completamente el temido retardo o lag en las comunicaciones bursátiles tiene su explicación. Las compañías que están incorporando esta tecnología son lo que se conoce como empresas de bolsa de alta intensidad. Estas firmas realizan sus operaciones de compra y venta de títulos de forma computerizada en base a algoritmos, y la velocidad en las comunicaciones es crucial. Apenas unos nanosegundos bastan para diferenciar un negocio redondo de otro mediocre.

Las estaciones láser permiten conectar dos puntos a distancias de unos 50 kilómetros. Una de las parejas de estaciones que ya están en funcionamiento une el centro de Datos del Nasdaq, en Nueva Jersey, y unas oficinas bursátiles en Illinois con un retraso de solo 4,13 milisegundos. La idea es afinar aún más la velocidad, e ir construyendo nodos de comunicaciones basadas en este sistema entre distintas oficinas hasta construir una red en los principales mercados financieros. [WSJ]

Foto: AND Inc / Shutterstock