Great Smoky Mountains. AP

Durante los últimos 30 años tres cuartas partes de las especies de árboles del este de Estados Unidos se han desplazado hacia el oeste. ¿Sorprendente? Ahora piensa que la tasa de movimiento ha sido de alrededor de 15 kilómetros por década. Ni siquiera los investigadores se ponen de acuerdo sobre las razones.

Obviamente, esto es extremadamente raro. Los científicos han predicho en el pasado que los efectos del cambio climático enviarían a las especies hacia los polos en busca de climas más frescos, pero desde 1980 han percibido que una gran cantidad de árboles orientales se han desplazado hacia el oeste (en lugar de hacia el norte).

Advertisement

Sin embargo, el hecho de que muchos de estos árboles se desplacen hacia el oeste en vez de hacia el norte no es la parte más extraña. Los investigadores estiman que incluso si tomamos en cuenta ciertos efectos del cambio climático, por ejemplo los cambios en las precipitaciones y lluvias, sólo podrían explicar una pequeña parte de dicho movimiento, alrededor de un 20%. ¿Qué demonios está pasando?

Árboles, migración y teorías

Great Smoky Mountains. AP

El estudio que se ha publicado recientemente explica que al menos 86 especies comunes están llevando a cabo esta migración hacia la zona noroeste. Para averiguarlo utilizaron dos censos del Servicio Forestal de Estados Unidos, uno realizado entre 1980 y 1995, y otro que se terminó recientemente en el año 2015. Los árboles estaban localizados entre Maine y Minnesota hasta el sur de Florida.

Advertisement

El resultado mostraba que las especies se habían movido más hacia el oeste que hacia el norte durante ambos período, y que los árboles jóvenes eran más propensos a esta migración hacia el oeste que los más antiguos.

Cuando hablamos de “desplazar” no es en el sentido literal como los humanos, significa expandir su crecimiento en una nueva área, en la mayoría de ocasiones ocupando el espacio que han dejado aquellos que mueren. Los árboles son conocidos por cambiar gradualmente sus centros de población durante años hacia lugares que ofrecen mejores condiciones.

Ahora bien, una vez que parece demostrado el hecho de que efectivamente se desplazaban, faltaba por responder a la gran pregunta. ¿Por qué razón se mueven hacia esas zonas? Desgraciadamente, actualmente no hay una respuesta satisfactoria, aunque sí varias teorías para tratar de descifrarlo.

Imagen: trevorklatko - Flickr/Creative Commons

El cambio climático parece ser un factor. En el pasado, los investigadores han predicho que las plantas migrarían en respuesta a las temperaturas del calentamiento. Sin embargo, lo cierto es que es muy difícil descubrir por qué las plantas se han movido.

El clima puede afectar a los árboles de maneras muy diferentes, por ejemplo con una gran sequía o con un ambiente de grandes vientos, pero como replican desde el Servicio Forestal de Estados Unidos, los mismos insectos, la presencia de especies invasoras o los incendios forestales anuales pueden afectar indirectamente a los árboles, estimulándolos a moverse. Cualquiera de estas variables no tiene nada que ver con el cambio climático.

Fontana Lake. AP

Además, aunque el aumento de las lluvias en el oeste y la disminución de la humedad en el este parecen estar impulsando el movimiento, no está del todo claro cuánto contribuyen al cambio.

Advertisement

Sin embargo y si hacemos caso a una parte de los resultados del estudio, ese ligero avance al norte (noroeste), entonces la teoría del clima revive como causa subyacente. El hecho de que los árboles se desplacen al norte se alinea con las predicciones a largo plazo de muchos estudios. ¿La razón? Los investigadores creen que, dado que las plantas sólo prosperan en una cierta zona estrechamente relacionada con las temperaturas, con el tiempo se mueven en busca de esas temperaturas frescas.

Sea como fuere, no está claro si el cambio climático es realmente el factor que está llevando a las plantas al oeste de Estados Unidos. Es posible que la rapidez con la que el planeta se está calentando acabe proporcionando una respuesta clara en muy poco tiempo. [The Atlantic vía Smithsonian]