Asientos con tomas de corriente para nuestros aparatos electrónicos, pantallas táctiles de alta definición para entretenimiento a bordo, y más espacio para estirar las piernas. Sí, a nosotros también nos encantaría que alguna aerolínea comprara el diseño de BAE Systems para la cabina de clase turista en aviones comerciales.

La idea se llama IntelliCabin, y es la propuesta de BAE Systems para reformar el interior de los aviones comerciales. El render promocional muestra un amplio espacio entre los asientos que seguramente sea del todo inviable para cualquier aerolínea. En realidad, los avances de IntelliCabin van en otra dirección.

Advertisement

Lo interesante de este diseño es que ha adoptado tecnologías de distribución de energía más eficientes y modernas que permiten, en primer lugar, eliminar los cuadros eléctricos bajo los asientos. Solo eso ya consigue que ganemos un montón de espacio para estirar las piernas o dejar un bolso.

Todo el sistema de cabina está completamente centralizado. En otras palabras, el personal de vuelo ya no tiene que pasar fila por fila buscando a los pasajeros rebeldes que se hacen los locos y no ponen el asiento en posición vertical a la hora del aterrizaje. Simplemente controlan todos los puestos directamente desde una consola central. También pueden gestionar el consumo de energía de cada asiento. La funcionalidad de esto no está clara, pero un posible uso muy jugoso sería el de cobrar por el uso de las tomas de corriente.

Advertisement

Las luces de toda la cabina son ajustables en intensidad y color, y las ventanas no tienen persiana. En su lugar puede ajustarse su opacidad desde el propio asiento.

No tiene pinta de que IntelliCabin se haga realidad tal cual, pero tiene bastantes buenas ideas para adaptar los aviones a los nuevos tiempos. Si alguna compañía compra la idea, podría estar instalada tan pronto como el año que viene. [vía BAE Systems]