Ya escuchen a Pitbull o Las cuatro estaciones de Vivaldi en bucle, nuestros hijos corren el riesgo de perder audición por la negligencia de algunos fabricantes de auriculares. Y es que no todos los auriculares para niños, que se comercializan bajo la promesa de ser seguros, limitan el volumen a un nivel saludable.

La web The Wirecutter analizó 30 juegos de auriculares para niños y encontró que la mitad de ellos no restringen el volumen según lo establecido como seguro. Los peores auriculares, concluyó el estudio, producen un sonido tan fuerte que resultan peligrosos para los oídos de los niños en cuestión de minutos.

La seguridad de la escucha cambia en función tanto del volumen como de la duración: cuanto más alto sea el sonido, menos tiempo debes escucharlo. Los expertos consideran que el límite seguro de exposición para un adulto es de 85 decibelios durante un máximo de ocho horas. La cifra fue establecida por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos en 1998, pero no es una norma que los fabricantes tengan que cumplir.

Advertisement

Por otro lado, el decibelio (dB) no es una expresión lineal sino logarítmica. 80 dB es dos veces más alto que 70 dB, y 90 dB lo es cuatro veces más. La exposición a 100 dB, similar al sonido que produce una cortadora de césped, es segura por solo 15 minutos. El ruido a 108 dB lo es por menos de tres minutos.

Al reproducir la canción Cold Water de Major Lazer en un iPod Touch, un ejemplo real de música que escuchan los niños, The Wirecutter descubrió que la mitad de los auriculares superaban el límite de 85 dB y que los auriculares más fuertes sonaban con una peligrosa intensidad de 114 dB. El audiólogo Brian Fligor, colaborador de la OMS, indicó a los investigadores cómo medir y comparar los datos modelando la acústica de un canal auditivo humano.

El equipo evaluó también la capacidad de reducir el ruido ambiental que tienen los auriculares, puesto que en entornos ruidosos y sin cancelación de ruido tendemos a subir el volumen de nuestros dispositivos. Solo cuatro de los 30 juegos de auriculares bloquearon una cantidad significativa de sonido ambiental de baja frecuencia, como el de un automóvil o la cabina de avión.

Advertisement

La mitad de los niños de 8 a 12 años y dos tercios de los adolescentes escuchan música a diario, según datos de 2015. Los expertos consultados por The Wirecutter recomiendan a los padres que sus hijos mantengan el volumen al 60%. Y, como regla a poner en práctica: si tu hijo está a un brazo de distancia y no puede escucharte porque tiene los auriculares puestos, el volumen está demasiado fuerte. [The New York Times]