Samsung no pasa por su mejor momento financiero. Tras subir a lo más alto del sector de smartphones, la compañía está teniendo serios problemas para mantenerse ahí. A resultas de ello su cuarto trimestre se ha saldado con una caída del 27% en beneficios respecto a 2013.

Los culpables de esta caída son, paradójicamente, los smartphones. La competencia de los nuevos iPhone con pantalla más grande y de los nuevos fabricantes chinos que trabajan en Android han supuesto un duro revés para la compañía en mercados importantes como el Chino. Según informa el Wall Street Journal, el último trimestre del año se ha saldado con unos ingresos netos de 5,35 trillones de wons frente a los 7,3 trillones registrados el año anterior. El beneficio operativo cayó un 36% respecto al año anterior.

Advertisement

La caída es significativa, pero al menos no es tan brutal como la que registró el pasado trimestre, en el que los beneficios se desplomaron un 49%. Según la compañía, las ventas de estos últimos tres meses han repuntado algo y se mantienen dentro de las previsiones. Esté previsto o no, el declive del gigante comienza a ser sostenido. Se prevé que Samsung lance su nuevo smartphone insignia en marzo. Más le vale que tenga buena acogida. [vía Wall Street Journal y Agencia Yonhap]

Foto: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)