Foto: Ethan Daniels / Shutterstock

La gran barrera e coral es una de las mayores maravillas de la naturaleza, pero es muy posible que las generaciones venideras nunca lleguen a disfrutar en directo de los paisajes de este masivo arrecife de 2.600 km. La gran barrera de coral se muere, y los científicos no están seguros de siesta vez llegará a recuperarse.

Es el viaje de investigación más triste que he hecho en mi vida”, explica Terry Hughes. Hughes es oceanógrafo para la Universidad James Cook y lleva coordinando expediciones aéreas desde por los más de 500 arrecifes de la gran barrera desde Papúa a Nueva Guinea. Según sus datos, el 95% de los corales del norte de la barrera están afectados.

Advertisement

Así avanza el blanqueamiento progresivo del coral. Foto: ARC Centre of Excellence for Coral Reef Studies

No es la primera vez que se produce un fenómeno de este tipo, en 1998 y 2010 hubo otros similares, pero este es el más grave con mucha de todos los que se han registrado hasta ahora.

La enfermedad que está arrasando con la gran barrera es lo que se conoce como blanqueo de coral. Se trata de un fenómeno que tiene lugar cuando el protozoo que vive en simbiosis con el coral, un microorganismo llamado Zooxanthellae, muere o abandona su huésped. Ello produce un llamativo decoloramiento de los corales, que llegan a quedar completamente blancos. El blanqueo de coral se produce cuando la colonia está bajo situaciones de estrés. Si el estrés se mantiene durante demasiado tiempo, la colonia no es capaz de recuperarse y muere.

Sponsored

Foto: Ethan Daniels / Shutterstock

¿Y qué es lo que está estresando a los corales? Pues la temperatura del agua. Según los biólogos del centro Global Coral Bleaching, la combinación del calentamiento global con un fenómeno climático de El Niño especialmente virulento este año, y la presencia de una burbuja de aguas cálidas en el pacífico ha elevado en exceso la temperatura de los océanos.

El blanqueamiento masivo de corales más grave registrado fue el que coincidió con el niño de 1998. En él se perdieron el 18% de los corales. La plaga de este año está superando todas las expectativas. La principal preocupación es que no se sabe si la gran barrera de coral podrá recuperarse esta vez. La zona es el hábitat de una cuarta parte de las especies marinas del planeta. [vía BBC]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.