Puede que aún queden años para que todos nuestros automóviles circulen por sí solos en las carreteras. Lo que está claro es que el futuro va en esa dirección, y será un futuro con muchos menos accidentes. Google acaba de hacer públicas las estadísticas de sus coches autónomos y son incontestables. Los coches conducen mucho mejor que nosotros.

Chris Urmson, director del proyecto de coches autónomos de Google, ha mostrado un informe estadístico que recoge los resultados de los cientos de miles de millas que ha recorrido esta flota de vehículos. Los sistemas de a bordo manejan el coche con mucha mayor seguridad y se meten menos veces en situaciones de riesgo como aquellas en las que no se respeta la distancia de seguridad. Además, su cerebro electrónico es más eficiente a la hora de acelerar y frenar, lo que se traduce en una mejora del rendimiento de combustible y menos desgaste del motor.

Advertisement

Para que las personas que van a bordo no se sientan tan desvalidas en manos de una máquina, Google está trabajando en un nuevo salpicadero que ofrecerá información en tiempo real y muy detallada sobre lo que hace el coche en cada momento. En Google no han sido muy precisos sobre cuando llegará esta tecnología al mercado, pero sí han reconocido que están pensando en diferentes alternativas de comercialización.

Urmson no ha desvelado detalles sobre cómo se comportan los coches autónomos bajo condiciones meteorológicas adversas, pero teniendo en cuenta lo rápido que está avanzando este sistema, no nos extrañaría que en el futuro estemos animando a procesadores, en vez de a pilotos, en la Formula 1. [MIT Technology Review]

Foto: Roman Boed