Hace poco os contábamos el problema funerario que tienen en Noruega. Muy cerca, en Suecia, una bióloga química llamada Susanne Wiigh-Mäsak asegura, en una entreviksta a Wired, haber descubierto el método más ecológico y eficiente de dar sepultura a los difuntos: la ultracongelación por nitrógeno líquido.

Wiigh-Mäsak es la fundadora de una compañía llamada Promessa que lleva ya 15 años refinando esta técnica y está lista para su comercialización. En su contra tiene a la Federación de Crematorios de Suecia, que aseguran que su método no funciona, mientras ella les acusa de conspirar para impedir la generalización de su técnica.

Advertisement

¿Y en qué consiste esta técnica funeraria exactamente? Consiste en sumergir el cuerpo en nitrógeno líquido. El frío extremo vuelve el cadáver extremadamente quebradizo, con lo que basta exponerlo a vibraciones de sonido para convertirlo en fragmentos de tan sólo unos milímetros. Después, estos fragmentos son introducidos en una cámara de vacío donde se extrae completamente el agua. El paso final es separar mediante imanes los residuos metálicos como los implantes dentales o quirúrgicos.

El resultado de todo este proceso es algo muy parecido a la ceniza que sale de un crematorio, pero Wiigh-Mäsak asegura que, a diferencia de la ceniza, el compuesto ultracongelado no contiene agentes contaminantes como el mercurio. Enterrado a poca profundidad, el material se convierte en un excelente fertilizante que desaparece completamente en un plazo máximo de un año.

Advertisement

Su creadora asegura que esta técnica requiere de mucha menos energía que la cremación, y es más ecológica que enterrar un cuerpo a la profundidad habitual donde los nutrientes no son de ningún beneficio a la vegetación. De momento, Susanne Wiigh-Mäsak sólo ha podido demostrar su técnica con cerdos muertos. Probablemente aún quedan por superar unos cuantos prejuicios sobre la muerte antes de aceptar esta nueva solución. [Wired]

Fotos: Contenedor con nitrógeno líquido, por Vit Kovalcik / Shutterstock y Susanne Wiigh-Mäsak, por Niklas Johansson / Promessa