Patterson, junto al primero de los leones de Tsavo abatidos. Foto: Museo Field

Marzo de 1898. El teniente coronel John Henry Patterson llegó a Kenia para supervisar la construcción de un puente ferroviario sobre el río Tsavo. El proyecto pronto se convirtió en un infierno por culpa de dos leones. Un nuevo estudio aporta algunas claves sobre lo que ocurrió.

El incidente de Tsavo tiene la culpa de buena parte de la leyenda negra relativa a leones atacando seres humanos y no es para menos. Durante nueve meses, dos leones de la región (característicos por carecer de la melena propia de los machos de la especie) se dedicaron a merodear por los campamentos de los trabajadores del ferrocarril, atacando y devorando a los desdichados que se aventuraban demasiado en la oscuridad. El macabro caso fue tan sonado que ha inspirado dos películas: Bwana Devil (1952) y The Ghost and the Darkness (titulada El Fantasma y La Oscuridad en Hispanoamérica y Los demonios de la noche en España, 1996).

Advertisement

Los trabajadores rodearon los campamentos con arbustos espinosos y pusieron trampas, pero los leones se las apañaban para esquivarlas y seguir con su carnicería. Finalmente, fue el propio Patterson el que logró abatirlos a tiros desde un árbol. Hoy en día, los cuerpos disecados de los dos animales se exhiben en el Museo Field de Historia Natural, en Chicago.

Los leones, tal y como pueden verse hoy en el museo de Chicago. Foto: Wikipedia

En el relato de los hechos que publicó en 1907, Patterson aseguraba que las bestias habían devorado a 135 personas, aunque estudios más modernos han rebajado esa cifra a solo 35. Sin embargo, sigue siendo un caso bastante excepcional. ¿Por qué estos dos animales se cebaron de esa manera en seres humanos en lugar de atacar a sus presas habituales?

Advertisement

La respuesta tiene poco que ver con mitos como eso de que probar sangre humana les convierte en asesinos por placer. Bruce Patterson (no es pariente del Patterson de 1898) es un experto en leones asesinos del Museo Field que lleva años estudiando los restos de los leones de Tsavo en busca de pruebas que expliquen su comportamiento. Su último hallazgo apunta a una combinación de factores entre los que hay uno inesperado: problemas dentales.

En condiciones normales, los leones no cazan seres humanos. Las personas ni siquiera somos especialmente nutritivas desde el punto de vista de uno de estos grandes felinos. No, las presas habituales de los leones son grandes hervíboros como búfalos, cebras o jirafas. Sin embargo, cazar uno de estos animales no es tarea fácil y a menudo es un trabajo peligroso para el propio león. Para matar a su presa, el león suele morder el cuello, pero para eso necesita tener los dientes en buenas condiciones, y la dentadura de los devoradores de hombres de Tsavo no lo estaba.

Dentadura de uno de los leones de Tsavo. Foto: Museo Field.

Patterson ha analizado los dientes de los ejemplares de Tsavo y ha encontrado rastros de lesiones internas que podían provocar abcesos y dolor a las fieras, sobre todo al aplicar presión. “Los leones matan con los dientes”, explica Patterson, “pero si no puedes matar un búfalo es mejor que no te acerques a él porque puede matarte a ti. La llegada de 3.000 trabajadores del ferrocarril probablemente fue recibida con auténtico entusiasmo por los leones.”

La teoría de los problemas dentales no explica por sí sola el caso de Tsavo. Muchos leones tienen los mismos problemas en los dientes y no matan personas. Sin embargo, la mala dentadura se juntó con otros factores. La llegada de los trabajadores estuvo precedida de un brote muy grave de peste bovina que diezmó a los búfalos de la zona en 1898. En otras palabras, las presas habituales de los leones escaseaban.

Para empeorar las cosas, los trabajadores, como haría cualquier otro ser humano, se llevaban los cadáveres de sus semejantes lo que impedía a los leones alimentarse de la carroña y les obligaba a volver a matar. Probablemente nunca hallemos una respuesta única a la masacre de Tsavo, pero sigue siendo material perfecto para historias de terror a la luz de una hoguera en el safari. [Scientific Reports]