Los drones pueden rastrear personas perdidas, descubrir viviendas ilegales, repartir paquetes de Amazon y achicharrar un pavo con un lanzallamas, pero el truco más práctico que pueden enseñarles los ingenieros es evitar obstáculos. Al fin y al cabo somos propensos a estamparlos contra la pared.

Ross Allen es un ingeniero de Stanford que enseña a los robots a esquivar obstáculos dinámicos como parte de su doctorado. Lo del florete y la indumentaria de esgrima es para darle un poco de emoción al desafío. Este vídeo demuestra cuánto ha avanzado la tecnología: el controlador reactivo del cuadricóptero le permite hacer maniobras más ágiles para evitar objetos que se están moviendo a gran velocidad, como la estocada de un esgrimista.

El proyecto se llama AgileQuad y se lleva a cabo en el Laboratorio de Sistemas Autónomos de la Universidad Stanford. No es justo que Allen se haya olvidado de programarlo para devolver la estocada, pero mejor así: el día que los drones se rebelen nos arrepentiremos de haberles enseñado a llevar motosierras. [vía Reddit, Mashable]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.