A principios de agosto, Kenyon, un golden retriever de 18 meses de Yamhill Country en Oregón, fue al jardín de su casa y empezó a cavar. Cuando encontró un paquete, sus dueños inocentemente pensaron que era una cápsula del tiempo que habían dejado los antiguos inquilinos.

Ya que es normal documentar todo en nuestras vidas hoy en día, la familia decidió grabar el momento de apertura. Al abrir el paquete, se dieron cuenta muy rápido que no era una cápsula del tiempo. Pensaron que tenía pinta de ser una sustancia ilegal. Llamaron a la policía de Yamhill Country, que les informó que el paquete contenía más de 425 gramos de heroína negra. La heroína negra, que se suele vender en la calle con una pureza de entre un 25 a un 80 por ciento, cuesta menos para fabricar que la heroína pura y se produce más rápido.

Advertisement

Según la policía de Yamhill County, la heroína negra que encontró Kenyon tiene un valor de aproximadamente $85.000.

El sheriff de Yamhill, Tim Svenson, alabó al perro por su descubrimiento y le dio una medalla para reconocer su esfuerzo. Svenson también lo nombró miembro honorario y vitalicio de la escuadra antinarcóticos.

Advertisement

¿Qué podemos aprender de esta historia? Sobre todo, aparentemente nunca sabes lo que dejan las personas en tu jardín. No obstante, con lo curiosos que son los perros y su afinidad para cavar, lo escondido no se quedará así durante mucho tiempo.

[KATU y Yamhill Country Sheriff’s Office]