Que levante la mano el que haya probado a hacerse una foto de carnet metiendo la cabeza en un escáner. El artista alemán Till Koeeneker ha ido un poco más allá de esta gansada de oficina, y ha lanzado toda una serie de retratos de amigos y familiares hechos con un escáner plano de documentos como el de cualquier oficina.

El resultado es, cuanto menos, inquietante. Para 'fotografiar' un objeto tridimensional es preciso que el escáner esté prácticamente pegado al objeto y tapar cualquier fuente de luz externa con algo oscuro como una tela. Pese a todo, la perspectiva tridimensional del escáner es muy rara, y son frecuentes las pequeñas aberraciones. Los retratos resultantes casi parecen modelos 3D de un videojuego de hace diez años.

Advertisement

A continuación os ofrecemos una selección de estos curiosos retratos y un vídeo titulado 'Mi realidad 1:1' en el que Koeeneker detalla la instalación que inventó para poder escanear objetos tan grandes. [Till Koenneker vía designboom]