Admitámoslo. La obsesión de muchos por fotografiar con el smartphone todo lo que les rodea, absolutamente todo, es bastante cansina. Lo bueno es que, al menos, hacer fotos con un móvil no es tan diferente a hacerlo con una cámara. Pero ahora piensa en lo que se nos avecina: tomar fotos con Google Glass. Con este aparatito la cámara la llevamos pegada al ojo. Literalmente. ¿Te imaginas a los fotógrafos amateur-compulsivos con unas Glass? El genial vídeo-parodia de arriba lo hace por ti. Buenísimo.

Es una parodia, pero como el futuro se parezca solo un poco a lo de arriba, mejor nos bajamos.

Lo curioso es que el vídeo, de fondo, toca ese otro obstáculo de Google Glass del que ya hablamos por aquí (además del de la privacidad). Desde el punto de vista social, de diseño, de utilidad, de "aceptación": ¿son realmente las gafas de Google algo necesario y futurista, o nos harán parecer absurdamente ridículos (como los pinganillos bluetooth de hace años), hasta el punto de que nadie las querrá llevar? El tiempo dirá.