La sexta misión de abastecimiento de SpaceX acaba de terminar. La cápsula Dragon ha regresado con éxito a Tierra, pero no lo ha hecho de vacío. En su interior han vuelto a casa toda clase de experimentos ya completados que incluyen gusanos, células óseas y una esfera metálica de 55 centímetros de diámetro.

Así como trae equipamiento científico en su viaje de ida a la Estación Espacial Internacional, la Dragon se lleva experimentos que ya han terminado y no pueden seguir ocupando precioso espacio en la ISS. El cargamento de regreso de esta sexta misión ha sido abundante en gusanos. Concretamente, en la cápsula ha viajado de vuelta un grupo de Caenorhabditis elegans, un tipo de pequeños gusanos nematodos que han servido para estudiar el efecto de las largas estancias en el espacio sobre el envejecimiento celular.

Con estos gusanos viajaban también otro grupo de la misma especie pero cuyo objeto de investigación era el efecto del espacio sobre la masa muscular. El estudio de los músculos de los elegans permitirá hacer proyecciones sobre cómo afectarán los viajes largos a la musculatura de los astronautas.

Advertisement

Y quien dice músculos dice huesos. En la nave de Space X también regresa el proyecto Osteo-4, un estudio de cómo influye la microgravedad sobre los osteocitos, las células de nuestros huesos.

Finalmente, llegamos al último pasajero de la cápsula Dragon, una esfera metálica de 55 centímetros de diámetro. Aunque su extraña apariencia seguro que da origen a más de una teoría conspiranoica, la esfera se llama SpinSat (acrónimo de Special Purpose Inexpensive Satellite) y ha servido para probar un nuevo sistema de propulsión modular para satélites en órbita. La esfera tiene nada menos que 72 pequeños propulsores individuales que la permiten maniobrar con un coste muy bajo.

Advertisement

El SpinSat se ha puesto en órbita desde la Estación Espacial Internacional utilizando un nuevo sistema de lanzamiento, una especie de brazo mecánico llamado Cyclops (Space Station Integrated Kinetic Launcher for Orbital Payload Systems). Es la imagen que ilustra la portada de este post. La ciencia no se detiene en la ISS, y la Dragon es, por ahora, la camioneta de reparto perfecta para este laboratorio en órbita. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)