El CEO de Amazon, Jeff Bezos, tiene muy clara la estrategia a seguir por la poderosa compañía de comercio online, pero no todos están tan seguros. Los últimos movimientos de Bezos al frente de la compañía se han traducido en unos malos resultados financieros, y una considerable caída de los beneficios por acción. Los accionistas no han tardado en darle un varapalo bursátil a la compañía tras conocerse las cifras.

Los resultados, correspondientes al tercer trimestre fiscal, han arrojado 20.580 millones de dólares, una cifra netamente inferior a los 17.090 del mismo trimestre en 2013. La mayor caída está en los beneficios por acción, que han descendido 95 céntimos comparados con los 9 céntimos que bajaron en 2013 por las mismas fechas.

Advertisement

Tampoco es que las cifras tampoco sean desastrosas, pero son las más escandalosas de la historia de la compañía, y están por debajo de lo que los analistas esperaban incluso en el peor de los casos (20.840 millones y 74 céntimos de pérdida). La decepción no se ha hecho esperar en los mercados, donde las acciones de la compañía han bajado 11 puntos percentuales apenas unas horas después de hacerse públicos los resultados.

La bajada es un toque de atención para Bezos. Concretamente, es una reprimenda por su costumbre de entrar en todo tipo de proyectos futuristas pero poco rentables a corto plazo. Este año, los más llamativos son el móvil Fire Phone, la compra de Twitch, y el nuevo servicio Amazon Fresh para productos perecederos. Según Business Insider, los gastos derivados de los Fire Phone no vendidos ya le han costado a Amazon 170 millones de dólares.

Tampoco es que estas sean malas decisiones, pero a los accionistas más conservadores no les gusta emprender estos proyectos sin atender cómo van las ventas. Sea como fuere, Bezos es quien ha hecho de Amazon lo que es, y ningún accionista se atreve todavía a discutir su liderazgo. [vía CNBC]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)