La intensidad y volumen de la lluvia es algo que los meteorólogos analizan mediante estaciones de medición repartidas en una zona concreta, pero ¿Qué pasaría si convirtiéramos a todos los coches que hay en circulación en una estación meteorológica ambulante? Un grupo de Científicos de la Universidad de Hannover, en Alemania, cree haber encontrado el pluviómetro perfecto: los limpiaparabrisas.

Si lo pensamos tiene su lógica. Cuando llueve, todos los conductores activamos las escobillas limpiaparabrisas para poder ver y, cuanto más intenso es el chaparrón, más potencia damos al dispositivo. El grupo de Hannover está desarrollando un algoritmo que relacione la velocidad a la que se mueven los limpiaparabrisas con la intensidad de las precipitaciones.

Advertisement

El modelo es capaz de descartar operaciones no relacionadas con la lluvia, como las de una simple limpieza de la luna. Asimismo, podría ser capaz, con la ayuda de los datos del GPS, de eliminar factores que distorsionarían la medición, como la velocidad a la que circula el vehículo, o el viento que hace en la zona. Ambos factores podrían obligarnos a aumentar la velocidad de los limpiaparabrisas aunque llueva poco.

Aún con todo esto, el dato final no es del todo exacto, pero los investigadores creen que, junto a los datos más precisos de las estaciones meteorológicas, una flota de limpiaparabrisas conectados pueden ser de gran ayuda a la hora de establecer con más exactitud las zonas en las que llueve y su intensidad, y por tanto para prevenir inundaciones.

Advertisement

El único problema es que, aunque sea de forma completamente anónima, el sistema necesita algún tipo de plataforma de conexión con la que enviar sus datos. El grupo de Hannover está trabajando precisamente en esa parte. [European Geosciences Union vía Gizmag]