Normalmente, se insiste mucho en la apariencia física a la hora de encarar una entrevista de trabajo, pero el traje que llevemos o el peinado no son los únicos elementos que pueden traicionarnos o debilitar la confianza de nuestro interlocutor. También hay errores posturales muy comunes.

La consultora Harris Interactive ha realizado una extensa encuesta en todo Estados Unidos para la web de búsqueda de empleo CareerBuilder. El objetivo era tratar de determinar cuáles son los gestos que más perjudican a nuestra imagen durante una entrevista de trabajo.

La encuesta se ha realizado a 2.500 directores de recursos humanos que hacen entrevistas de trabajo cada día. La mayoría coincide en que la impresión general sobre si una persona es apta para el puesto o no se forja en los cinco primeros minutos de entrevista. Gran parte de esta primera impresión se debe al lenguaje corporal que utilizamos. Estos son los errores más comunes:

  • No hacer contacto visual con el entrevistador: Es el fallo más común. No mirar a la persona con la que estamos hablando a los ojos es un fallo grave para el 67% de los entrevistadores.
  • No sonreir: Tampoco es que tengamos que contar chistes, pero no sonreir nada de nada durante la entrevista está mal visto entre el 39% de los responsables de recursos humanos.
  • Juguetear con algo en la mesa: No parar de juguetear con el bolígrafo, con el móvil o con cualquier otra cosa suele ser signo de que estás demasiado nervioso. Lo desaprueba un 33% de los entrevistadores.
  • Tener una mala postura: Esto no tiene que ver con nuestra espalda, sino con una cuestión de imagen. Repatingarnos en el asiento no va a hacer que parezcamos más confiados. Según el 30%, la imagen no es nada buena. Mejor sentarse derecho sin forzar la postura
  • Moverse en el asiento: Otra señal que genera mucha desconfianza hacia el candidato aparte de la de jugar con objetos durante la entrevista es no parar quieto en el asiento. Busca una postura cómoda y discreta, y quédate ahí. Moverse mucho está mal visto entre el 30%.

Estos son los gestos que más preocupan a los entrevistadores, pero hay otros que tampoco son muy buenos, como tocarse la cara y el pelo constantemente o cruzarse de brazos. Dar un apretón de manos demasiado flojo o demasiado fuerte tampoco es buena señal. En el enlace a continuación podéis encontrar más gestos problemáticos. [Careerbuilder vía Fast Company]

Sponsored

Portada: Leonardo da / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)