Foto: Getty Images

Cada vez bebemos más café, y cada vez empezamos a deleitarnos antes con esta maravillosa bebida. Solo en Estados Unidos hay 26,4 millones de entusiastas del café y consumen tanto que están poniendo en serios aprietos las reservas de países como Brasil.

Según la consultora Datassential, se da la curiosa circunstancia de que las nuevas generaciones son las principales responsables de esta subida brutal en el consumo. Los ciudadanos entre 19 y 34 años están detrás del 44% del consumo total en Estados Unidos. La Asociación Nacional del Café del país estima que el consumo diario de café entre los millennials más jóvenes (personas de entre 18 y 24 años) ha pasado del 34 al 48% en los últimos ocho años. En la franja de edad comprendida entre los 25 y los 39, el consumo diario de café ha subido del 51 al 60%.

La subida es aún más importante si tenemos en cuenta que las generaciones más mayores (a partir de 60 años) han moderado su consumo de un 76 a un 64%, y que los comprendidos entre 40 y 59 años también beben ahora menos café.

Advertisement

Advertisement

La cafeína es cosa de jóvenes, y otra buena prueba de ello es que, según datos de la asociación, los nacidos después de 1995 se inician en el café a los 14,7 años de media. Los millennials más mayores (nacidos a partir de 1982) comenzaron a los 17,1 años.

¿Cómo influye esto en la demanda mundial de café? De momento no hay peligro de que nos quedemos sin el cafecito de primera hora, pero Brasil ha visto como la mayor parte de su producción se esfumaba antes de lo previsto. Afortunadamente, otros países productores de granos de café como Perú y Honduras han tenido cosechas muy generosas este año. De momento, las variedades como Arábica o Robusta están alcanzando máximos de precio que nos e conocían desde 2008. Confiemos que los precios del producto final no se disparen más de lo que ya están. [vía Bloomberg]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.