Los niños británicos gastan al mes 36 millones de euros ($48 millones) en compras no autorizadas de apps con el móvil de los padres. Hace poco supimos que un niño en Reino Unido gastó 2.000 euros en 10 minutos con el smartphone de los padres. Según un estudio de Microsoft, el 28% de los padres en Reino Unido sufren este problema con sus hijos. Y el gasto "no autorizado" sube a €36 millones/mes. Un dato que parece excesivo y con el que Microsoft querrá publicitar las funciones parentales de Windows Phone, pero el problema parece existir.