Los espejos retrovisores basados en una cámara conectada a una pequeña pantalla no son nuevos. Existen ya como un dispositivo independiente que podemos instalar en el vehículo, y varias marcas de automoción los ofrecen. La última en sumarse a esa tendencia es Nissan. Su solución se llama Smart RearView Mirror, y tiene un punto interesante: que no elimina el espejo convencional.

El sistema de Nissan trata, por todos los medios, no ser diferente del espejo al que estamos acostumbrados. La pantalla tiene un formato panorámico muy similar al de los retrovisores internos convencionales. Con solo mover de posición una pequeña palanca, podemos alternar entre modo cámara, con la pantalla encendida, y modo espejo común, con la pantalla apagada.

Sobre la luna trasera del coche encontramos el ojo del sistema, una cámara panorámica en alta definición con una lente gran angular específicamente diseñada para emitir en el mismo formato que la pantalla del espejo sin recortar la imagen o ajustarla con pérdida de calidad. El sistema se convertirá en un extra para todos los modelos que se comercialicen a partir de 2015, empezando por el mercado japonés. [Nissan]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)