Todas las fotos: Alex Cranz/Gizmodo.

LG acaba de presentar durante el CES 2017 su nueva línea de televisores OLED W7. Más allá de todas sus bondades técnicas y la calidad de imagen, lo primero que sorprende a la vista es lo ridículamente delgado que es. Su grosor es de apenas 2.57 milímetros, mucho más delgado que el dedo de la imagen anterior.

El televisor consta de dos partes. Un panel de 65 pulgadas con peso de 7.25 kilogramos y grosor de 2.57 mm (que montado en la pared con su base alcanza los 4mm) y una barra de audio profesional que se debe ubicar en una mesa debajo de la pantalla. Esto se debe a que el panel no cuenta con ningún tipo de puerto ni conector sino que LG los ha movido a la barra de sonido Dolby Atmos.

Advertisement

El resultado es una imagen prácticamente adherida a la pared donde está colgado que parece una ilusión óptica. El LG OLED W7 tiene soporte a todos los formatos que podrías esperar de un TV de gama alta, tales como HDR 10, Dolby Vision y el nuevo formato HDR de Technicolor. Su calidad de imagen es sencillamente impresionante.

LG todavía no ha anunciado el precio que tendrán estos televisores, pero tomando en cuenta que su modelo más avanzado de 2016 costaba unos 8.000 dólares podemos esperar que el OLED W7 tenga un precio similar.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.